22 de diciembre de 2017
22.12.2017

Los fracasos tecnológicos más grandes de 2017

Desde las gafas de Snapchat hasta el Windows Phone, no todos los gadgets y apps triunfan

27.12.2017 | 18:27

Son muchos los aparatos que se han convertido en un 'must have' dentro del mundo tecnológico. Un área que avanza a pasos agigantados y que cada año nos presentan teléfonos móviles más avanzados, con cámaras de gran formato, aplicaciones para todo tipo de usos e incluso inventos revolucionarios que nunca nadie se hubiese imaginado tener. 

Pero lo cierto, es que no son los más los que triunfan en el mercado de apps y gadgets. Muchísimos se quedan en el camino o directamente en el olvido por no llegar a las espectativas de los usuarios o incluso por ser tan sumamente originales que se pasan. 

Durante este año 2017, algunos de los inventos tecnológicos que parecían ser lo más revolucionario se han quedado relegados a la nada y han sido repudiados por los usuarios. Aquí te presentamos algunos de ellos:

Las gafas Spectacles

Snap, empresa propietaria de la conocida aplicación Snapchat, ha pasado un año de lucha encarnizada con el gigante Facebook. Porque Mark Zuckerberg no puede permitir que nadie le supere en algo. De ahí que tanto Facebook, como Whatsapp e Instagram, propiedad del joven empresario, se hayan subido al carro de los 'stories' y las capas para hacer más divertidas las imágenes y vídeos, algo que indudablemente es marca de la casa Snap. 

Así, la empresa de mensajería instantánea quiso alejarse del gigante de las redes sociales con una novedad que no ha calado mucho en los usuarios. Spectacles nació a finales del año pasado y son unas gafas con una cámara incorporada en la montura. Todo un reto que se creó desde Snap para que sus más fieles usuarios grabaran secuencias de vídeo de hasta 10 segundos de duración o tomaran fotografías en visión circular. Su precio de 150 euros o lo aparatoso de uso pueden ser algunas de las razones por las que no han triunfado. En España desembarcaron en junio, solo en Barcelona, y tampoco caló.

El teléfono Essential

Fue una apuesta fuerte en el mundo de la tecnología móvil pero se quedó en el camino. Essential es una creación de Andy Rubin, uno de los padres del sistema operativo Android. Todo un terminal que fue anunciado como una de las maravillas de este año pero que a los usuarios no ha convencido para nada. 

Con un precio de aproximadamente 600 euros, el Essential es todo pantalla y cuenta con una serie de prestaciones de última generación como la posibilidad de incorporarle una cámara de 360 grados, la más pequeña del mercado. 

Los continuos retrasos en su lanzamiento y el alto precio, que un tiempo después tuvieron que bajar a los 500 euros, supuso el fracaso de la mayor apuesta de Rubin. Hasta septiembre se habrían vendido tan solo unos 5.000 ejemplares. 

El exprimidor Juicero

Puede que sea una de las locuras más grandes del mundo de la tecnología de este año. Juicero es una apuesta que trataba de convertirse en la nueva Nespresso de los zumos, pero fracasó estrepitosamente. Al parecer, según los pocos usuarios que se hicieron con el aparato, de unos 400 euros, el sistema se basa en unas capsulas de fruta que el aparato exprime, pero lo cierto es que se puede exprimir de la misma manera con las propias manos

Un proyecto revolucionario que quedó en un chasco absoluto y que provocó que la empresa, en un principio apoyada por grandes marcas, tuviera que devolver el dinero a todos los compradores. 

El teléfono Kodak Ektra


El rtomanticismo de la marca Kodak se convirtió, durante este año, en todo un 'smartphone' esperado por los más fans. Aunque lo que preveían se quedó por el camino. Y es que, los amantes de la captura de imágenes esperaban una gran calidad en un teléfono creado por una marca de fotografía, pero se equivocaron. 

Con un precio de algo más de 300 euros, el móvil ha sido un fracaso absoluto entre los seguidores que han criticado sus prestaciones. Una deficiente reproducción del color, fallos en el enfoque automático o un extraño comportamiento a la hora de capturar la luz fueron algunos de los errores que los compradores no quisieron pasar. Por supuesto, esto produjo que el invento se fuese a pique. 

Windows Phone

Microsoft, al contrario que los anteriores mencionados, ha mantenido su apuesta por la telefonía móvil desde 2013, cuando adquirió el Nokia, aunque desde el principio fue cuestionado y finalmente dejó su apuesta por este campo durante este año. 

Y pese a que se consolidó durante un tiempo como la tercera opción detrás de Ios y Android, a su llegada tenía demasiada competencia con los dos grandes como para poder superarlos. Con algunas cosas buenas, como una interfaz muy intutitiva y funciones reconocibles, no ha podido hacerse con el mercado y en octubre anunció que sus intentos terminaban. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine