13 de enero de 2017
13.01.2017
Reportaje

Tecnología de ayer que no sabrían usar niños de hoy

Los productos electrónicos de hace 20 años han sido sustituidos por versiones modernas

16.01.2017 | 07:08
De arriba a abajo y de izquierda a derecha: Game Boy, Magnavox Odyssey, Sinclair ZX Spectrum y una Game&Watch de Donkey Kong.

Los que rondan los 40 o han superado ya esta 'fatídica' franja de edad recuerdan muy bien productos eléctrónicos como el walkman o la Game Boy que en su momento supusieron toda una revolución en el mundo del ocio y el entretenimiento. Son artículos ahora obsoletos que los más pequeños actualmente no entenderían y es posible que ni siquiera sabrían usar.

Videoconsolas


Estas navidades ha hecho furor la versión mini de la antigua NES, recordada videoconsola de los 80, desarrollada por Nintendo. Pero antes que esta hubo otras. Magnavox Odyssey (1972) está considera la primera consola de sobremesa. Luego vinieron Atari 2600, ColecoVision, la citada NES, Sega Master System, Mega Drive, Super Nintendo...

Respecto a las portátiles, Nintendo fue pionera con las Game & Watch. Era una línea de 59 videoconsolas portátiles con pantalla LCD y un único videojuego. Fueron la avanzadilla para la Game Boy, la portátil que marcó a toda una generación gracias a un título mítico: Tetris.

El título era exclusivo para Game Boy, lo que hizo que las ventas se dispararan y la consola de la firma nipona se llevara por delante otras opciones como Atari Lynx o Sega Game Gear.

Así reaccionan los niños a una Game Boy.

Sinclair ZX Spectrum


Entre los ordenadores de 8 bits el más recordado es el Sinclair ZX Spectrum, lanzado al mercado en 1982. Tenía un teclado de caucho integrado y para poder usar los juegos había que conectarlo a la televisión y a un radiocasete. Y es que como muchos recordarán los juegos venían en cintas de casete, algunos de los cuales tardaban una eternidad en cargarse.

Las versiones posteriores ya contaban con una unidad de casete incorporada e incluso con una unidad de disco de 3".

El walkman y el discman


La cinta de casete marcó un punto de inflexión en la industria musical. Fue una idea de Phillips que introdujo en Europa en 1963 y un año después en EEUU.

Pero quien mejor supo sacar partido de la invención de Phillips fue su rival Sony. La compañía japonesa lanzó el primer walkman en 1979. Se trataba de un reproductor de audio estereo portátil de casetes, que dio el primer toque de atención al vinilo.

Posteriormente, con la llegada del compact disc, Sony desarrolló los discman (1984), que con la entrada del nuevo siglo prácticamente desaparecieron con la popularización de los sistemas MP3. Los walkman, por su parte, dejaron de fabricarse en 2004.

Así reaccionan los niños a un walkman. 

El tamagotchi


Tenía forma de huevo, tres botones y una pantalla en blanco y negro pixelada en la que aparecía un personaje del cual teníamos que cuidar hasta que se hiciese mayor. Había diferentes personajes, desde animales como patos, conejos u osos, hasta lombrices o una chica de nombre Makiko.

La gracia de este invento, que puso de moda las mascotas virtuales, era que si el personaje no recibía las atenciones necesarias (comida, agua, higiene...) moría, lo que suponía todo un drama para el dueño del tamagotchi. Si no fallecía, acababa creciendo y abandonando a la persona que lo había cuidado, tal cual.

Así reaccionan los niños al ver un tamagotchi.

El cinexin


Este proyector de 8 mm fue uno de los productos estrella de la firma Exclusivas Industriales (Exin). El primer modelo salió al mercado en 1971. El Cinexin incluía una pequeña bombilla con una lente condensadora y funcionaba con 3 pilas LR-20/D.

Las películas de este primer Cinexin se vendían aparte e iban enrolladas en una bobina sin fin, lo que evitaba tener que rebobinarlas al final de la proyección. El sistema de proyección era manual. El propio niño hacía avanzar, retroceder o congelar la imagen.

El Super 8 Cinexin, lanzado en 1983, era una versión avanzada que ya no empleaba como soporte cinematográfico los 8 mm, sino un formato más moderno y con mayor definición: el Super 8. Las películas venían en un casete cerrado, lo que las hacía más resistentes y se evitaba tener que enebrarlas. El inconveniente es que había que rebobinarlas de forma manual al final de cada proyección.

El cinexin fue una auténtica revolución en su época.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tecnología

¿Qué protector de pantalla necesito para mi nuevo móvil?

Estas pequeñas láminas de plástico o cristal nos pueden evitar más de un disgusto

Llegan los taxis voladores

China vende a Dubái drones con capacidad de trasladar a un...

El spam, un vehículo clave para la ciberdelincuencia

La táctica de correos basura llega a niveles no vistos...

Más noticias de Tecnología
Enlaces recomendados: Premios Cine