21 de octubre de 2017
21.10.2017
Tribuna

La terapia que cura las fístulas anales, sustituyendo el bisturí por un láser no invasivo

21.10.2017 | 01:17

Hasta ahora, la cirugía tradicional que se empleaba para fístulas anales suponía periodos largos de posoperatorio, dolor e incluso incontinencia fecal en el 50% de los pacientes. Sin embargo, con la novedosa Terapia Fotodinámica Intralesional se sustituye el bisturí por un inocuo láser de última generación, sin necesidad de hospitalización y con un éxito del 90%.

Adiós al bisturí y los efectos secundarios
La innovación de esta nueva terapia está en que emplea un equipo láser de última generación, quedando el paciente a salvo de los riesgos asociados a la cirugía tradicional, tales como la incontinencia fecal con las fístulas complejas.
Es importante destacar que en el procedimiento de la técnica Terapia Fotodinámica Intralesional se aplica una sustancia fotosensibilizante (que reacciona con la luz) en el trayecto de la fístula y posteriormente se irradia con luz láser de una adecuada longitud de onda. Esto provoca que esta sustancia reaccione destruyendo de forma selectiva y exclusiva el tejido patógeno o células inflamatorias que conforman éste, respetando el tejido sano y eliminando la fístula sin dañar músculos ni tejidos adyacentes.

Terapia Fotodinámica Intralesional vs Técnicas Tradicionales
Con la actual tecnología láser se obtienen tasas de remisión entre el 80 y el 90% con tan solo un tratamiento, evitando efectos secundarios y tasas de incontinencia fecal del 50% registradas con otras técnicas similares.

Los procedimientos clásicos de la cirugía tradicional, que hasta ahora se venían empleando, provocaban lesiones en la musculatura del aparato esfinteriano del ano y, por lo tanto, incontinencia fecal, además de grandes costes asociados a estos procedimientos tales como hospitalización, baja laboral, curas ambulatorias por varias semanas, tratamientos farmacológicos, etcétera.

Esta técnica láser puede llegar a convertirse en tratamiento de primera elección para la patología de fístula anal. La consiguiente mejora en la calidad de vida del paciente, así como la ausencia de ingreso hospitalario y postoperatorio, además de la inmediata incorporación a su vida cotidiana, confieren a esta terapia un plus diferencial, acreditado por unos resultados más que positivos.

Ventajas de esta terapia
La aplicación de esta técnica no invasiva, no agresiva y con apenas analgésicos o antibióticos permite destruir, de manera selectiva y exclusiva, el tejido patógeno preservando el sano, resolviendo definitivamente el problema médico con estas ventajas para el paciente:
- Sin dolor.
- Sin curas.
- Sin hospitalización.
- Rápida recuperación.

Las soluciones definitivas y pioneras a nivel mundial de esta terapia aportan calidad de vida a los pacientes, sin efectos secundarios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine