26 de septiembre de 2017
26.09.2017
Consejos

Cinco pasos para aliviar las hemorroides

Existen algunas pautas que nos pueden ayudar a sobrellevar esta molesta y dolorosa patología

04.11.2017 | 00:13
Las hemorroides son un plexo vascular que existe en el canal anal.

Las hemorroides son un plexo vascular que existe en el canal anal. Contrariamente a lo que todos pensamos, se trata de una estructura anatómica que tenemos todas las personas. "Tiene una función de estabilidad en el canal anal, es algo fisiológico, normal. Otra cosa es ya cuando aparecen los problemas con las hemorroides, la patología hemorroidal por hipertrofia de desarrollo".

Así lo advierte el jefe de la sección de Cirugía Colorrectal del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, Emilio del Valle, quien señala también que es normal que todos tengamos a lo largo de nuestra vida una patología hemorroidal. Por ello, llama la atención sobre la necesidad de controlar que no haya sangrado, ni molestias, "incomodidades que muchas veces vienen por el exceso de pomadas y de limpieza", una vez haya surgido la patología, según alerta.

El especialista destaca que la patología suele aparecer cuando se produce la hipertrofia del tejido y se arrastra hacia el exterior, en ocasiones con síntomas de sangrado, dolor e incomodidad tras el esfuerzo defecatorio. "Si se suele pasar mucho tiempo en el cuarto de baño, no se lleva una dieta sana y no se hace ejercicio, las almorranas difícilmente mejorarán", indica.

En el caso de la complicación hemorroidal después del parto, Del Valle señala que es una patología "frecuente" dada la congestión intensa de la zona durante el periodo de expulsión. "Presentar hemorroides durante el parto no significa que se vaya a tener esta patología de por vida. Se trata de procesos que tienen lugar por el condicionamiento del expulsado del bebé pero que pueden retornar a normalidad, manteniendo los cuidados", asegura el especialista.

Pasos para aliviarlas

Para mejorar la patología hemorroidal hay dos vías, la no quirúrgica y la quirúrgica. La no quirúrgica consiste en medidas médico dietéticas generalmente, que conllevarán a una mejora de la situación en un 85% de los pacientes, según asegura el especialista:

1) Consiste en llevar una dieta rica en fibra, hidratación, hacer ejercicio, de forma que se forme un bolo fecal cuya expulsión no requiera de un esfuerzo importante, además de medidas higiénicas cuando existe esta patología.

2) "Hay que ser cuidadoso también tras la deposición a la hora de la limpieza para no traumatizar la zona. Por ello, hay que evitar el papel higiénico y las toallitas. Lo ideal, si se tienen síntomas hemorroidales, especialmente en caso de sangrado, es emplear el papel higiénico pero para secar mediante contacto y a continuación emplear agua templada con jabón, esponja y una toalla. Evitar la toalla de forma exhaustiva porque pueda traumatizarlas también", apostilla.

3) Sobre las pomadas, Del Valle insiste en que éstas deben ser empleadas por periodos cortos, no superiores a los cinco días, ya que, según alerta, si no mejoran los síntomas en estos días, los efectos secundarios pueden ser peores que las propias hemorroides.

4) En cuanto a qué alimentos hay que suprimir de la dieta para que mejore el estado de las hemorroides, el experto precisa que hay que evitar picantes, comidas muy especiadas, café, estimulantes como la nicotina, o el alcohol. "Lo ideal es seguir una dieta rica en fibra y conseguir un bolo fecal con forma y sin esfuerzo", insiste.

5) Evitar pasar mucho rato en el wc. Establecer unos horarios de ir al baño y no pasar mucho rato sentado haciendo fuerza mientras se lee el periódico o algún dispositivo electrónico. "El estar mucho tiempo sentado congestiona el plexo y facilita la salida de hemorroides", indica.

El último paso: la cirugía

El jefe de la sección de Cirugía Colorrectal del Hospital Gregorio Marañón de Madrid explica que la cirugía sería el último paso si la patología hemorroidal no mejora con las medidas higiénico dietéticas. En primer lugar se encontraría la técnica de la ligadura con bandas elásticas, una maniobra sencilla que se realiza en la propia consulta, sin necesidad de sedación ni anestesia, que a veces hay que repetir hasta en tres ocasiones.

"Casi dos de cada tres pacientes mejorarán con la ligadura de bandas elásticas por lo que cirugía se usa en situaciones complicadas, es el último recurso y la solución definitiva cuando tienen lugar prolapsos muy recurrentes tras las deposiciones, y que se reducen con dificultad", agrega el experto. Según precisa, hay varias opciones:

- Hemorroidectomia: la operación quirúrgica clásica, la escisión de las hemorroides, con un resultado de curación del 95%. El inconveniente de esta vía es que se acompaña de un dolor postoperatorio que lleva a muchas personas a echarse atrás.

- Hemorroidopexia: "Se trata de una suspensión circular de las hemorroides, como un lifting que consiste en subirlas un poco y reintroducirlas en el canal anal. Hay que tener experiencia en realizar la operación porque en ocasiones los efectos secundarios pueden ser de larga duración y peligrosos. Pero bien empleada y en situaciones cuya indicación esté clara, cuando hay hemorroides circulares con prolapso, se acompaña con poco o ningún dolor postoperatorio", explica.

- El método THD o ligadura de las arterias hemorroidales: consiste en ligadura de las arterias que nutren las hemorroides, acompañada de una fijación de las mismas para reintroducirlas. Evita el sangrado. No conlleva la reinserción de las almorranas por lo que el postoperatorio es menos doloroso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine