30 de octubre de 2016
GRUPO CASAVERDE

¿Qué hacer cuando un familiar ha tenido daño cerebral?

Lo primero que debe saber es que comenzar un tratamiento de rehabilitación cuanto antes es la única forma de garantizar la mejor recuperación.

01.11.2016 | 00:33
¿Qué hacer cuando un familiar ha tenido daño cerebral?

Los estudios reflejan que en torno a un 60% de los afectados por enfermedad cerebro vascular precisan rehabilitación.

Las consecuencias de una lesión cerebral son muy complejas, por lo tanto la recomendación para conseguir los mejores resultados es acudir a un centro especializado en neurorrehabilitación. Allí será tratado por médico neurólogo, médico rehabilitador, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, logopedas y neuropsicólogos, que establecerán un tratamiento intensivo y temprano, y apoyarán al paciente para que mantenga un nivel alto de motivación que le permita superarse día a día en sus progresos.

Por desgracia no todas las personas se recuperan al 100% de un daño cerebral. Hay muchos factores que influyen en el pronóstico: la gravedad del daño cerebral, el tiempo de inicio de la rehabilitación, la motivación del paciente, el apoyo de la familia, la cualificación del equipo multidisciplinar, etc. Lo que sí está  demostrado es que cuanto antes se inicie el programa de rehabilitación, mayor es la recuperación funcional.
 
Neurorreabilitació infantil
Por lo que respecta a los niños, la dificultad para llegar a la información se multiplica. Los niños con necesidades especiales requieren de un entorno adaptado en el que cada agente cumpla su papel con un objetivo común. A tales efectos: la familia, el colegio y el equipo de rehabilitación deben ir de la mano. Tal y como expusieron los expertos durante las Jornadas sobre Nuevos Desafíos en Rehabilitación Infantil celebradas recientemente por Fundación Casaverde, la discapacidad infantil es una realidad social que requiere de actuaciones en el ámbito sanitario, educativo y social, y sobre todo una adecuada coordinación sociosanitaria.


 
Es importante, en primer lugar, detectar las señales de alarma en los niños con daño cerebral congénito u ocasionado durante el parto. Es importante observar a nuestros hijos y descubrir lo antes posible los síntomas de una enfermedad. Y además es importante que, una vez diagnosticado, la familia del afectado se informe correctamente de las necesidades que van a tener y busquen un centro donde acceder a un tratamiento de rehabilitación individualizado que mejore los déficits del niño y disminuya su discapacidad en la edad adulta. El plan de rehabilitación tiene que ser individualizado, enfocado a las necesidades específicas de cada paciente, sobre la base de un adecuado conocimiento tanto de las limitaciones como de las habilidades preservadas.

Todos los niños son especiales, todos nacen únicos y diferentes, y es por ello que hay tantos tratamientos como niños. Seamos conscientes de que lo que hagamos hoy, determinará su calidad de vida mañana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine