Salud

Cinco ejercicios para ayudarte a curar el dolor de espalda

Nuestro estilo de vida, sedentario en exceso, o las malas posturas que acostumbramos a tomar, provocan esta dolencia

20.09.2016 | 17:14
El dolor de espalda es compañero habitual de muchos.
El dolor de espalda es compañero habitual de muchos.

Una buena parte de la población conoce en sus propias carnes lo que es padecer dolor de espalda. Éste suele ser provocado, por lo general, por adoptar malas posturas a la hora de sentarnos. Posición, la de estar sentados, en la que, ya sea por trabajo u ocio, en la que permanecemos demasiadas horas diarias. El dolor de espalda también se da por otras causas, como por cargar con excesivo peso en la mochila o a la hora de transportar objetos pesados con los brazos.

Para hacer frente a este molesto dolor lumbar podemos ejecutar una sencilla serie de ejercicios de estiramiento y fortalecimiento de los músculos de nuestra espalda. Lo más conveniente es realizarlos con asiduidad, a poder ser dos veces al día: la primera vez nada más levantarnos, y otra más antes de irnos a la cama.


Rodilla al pecho

Túmbate boca arriba con las rodillas flexionadas y las plantas de los pies tocando el suelo totalmente. Ahora lleva una de las rodillas al pecho y mantenla contra el pecho entre 10 y 30 segundos ayudándote de tus manos. Luego haz lo mismo con la otra pierna. Repite este ejercicio 10 veces con cada extremidad. También puedes hacer este estiramiento con las dos piernas al mismo tiempo.


Rodilla a un lado

Acuéstate boca arriba con el brazo derecho estirado completamente en cruz a la altura del hombro. Sin mover los hombros, lleva la pierna del mismo lado por encima de la contraria con un movimiento de cadera e intenta tocar la rodilla derecha con el suelo. Mantén la posición durante 20 segundos y haz lo mismo estirando el brazo y la rodilla izquierda. Haz dos repeticiones con cada lado.


Estiramiento mahometano

Ponte a cuatro patas con las rodillas y las palmas de las manos soportando tu peso. Las manos deben estar un poco más adelantadas que tus hombros. Ahora, sin mover de sitio ni las rodillas ni las manos, lleva el trasero hacia tus talones, flexionando las rodillas. Ahora puedes adelantar aún más las manos y así harás sitio para que tu tronco baje. Lleva el pecho y el rostro hacia el suelo y permanece en esa posición durante unos segundos.


Estiramiento del gato

Comienza en la misma postura que el anterior, rodillas y palmas de la mano contra el suelo. En este ejercicio deberemos, en primer lugar, sacar culo. Y después, meter el culo hacia dentro y encorvar la espalda hacia arriba. A medida que metamos el culo, también llevamos nuestra barbilla hacia el pecho.


Pierna y brazo contrarios

Partimos también a cuatro patas. Lo que haremos será estirar un brazo hacia adelante y, a la vez, estirar la pierna del lado contrario hacia atrás. Mantenemos la postura 15 segundos. Las recogemos también en sincronía y procedemos a hacer lo mismo con las extremidades contrarias.


También recuerda que realizar actividades como nadar o el yoga son muy positivas para crear una mayor resistencia al dolor y el ajetreo diario.

Además de aplicar todos los consejos anteriores, es recomendable utilizar un calzado adecuado y no descuidar las acciones más cotidianas como conducir, cocinar o incluso dormir, donde también influye la postura que adoptamos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine