Afección nasal

Rinitis alérgica: síntomas y tratamientos

Para muchos la llegada de la primavera se traduce en estornudos, ojos llorosos y picor en la garganta

30.07.2015 | 11:07
Rinitis alérgica: causas y tratamientos

Es muy común, durante estos días, ver a gente congestionada, estornudando o rascándose la nariz€ La llegada de la primavera ocasiona lo que se conoce como rinitis alérgica estacional, una afección que acusa las vías nasales y que puede afectar también a los ojos.


¿Qué es?

La rinitis es un trastorno que afecta a la mucosa nasal y provoca picor, estornudos, obstrucción, mocos, falta de olfato€ La presencia continuada de rinitis exige una consulta al especialista para establecer medidas preventivas contra el asma o sirva para el tratamiento precoz de la misma.

La rinitis estacional, también conocida como fiebre del heno, se debe a la alergia al polen de finales de primavera y principios de verano. Cuando los síntomas se repiten durante todo el año, la rinitis se convierte en perenne.


Causas

Los alérgenos que más provocan este tipo de rinitis forman parte de la vida diaria de una persona: ácaros de polvo doméstico, saliva, orina de animales, algunos hongos atmosféricos€

También hay otro tipo de alérgenos que se encuentran en el lugar de trabajo; en este caso la denominamos rinitis ocupacional. Por ejemplo, las harinas de cereales (propias de las panaderías), las enzimas proteolíticos (fábricas de detergentes, medicamentos, harinas) y las maderas tropicales.


Síntomas

La rinitis estacional llega en primavera con el polen: la nariz, el paladar, la parte posterior de la garganta y los ojos empiezan a picar aumentando su intensidad. Se presentan ojos irritados, llorosos, inflamados, cae agüilla de la nariz, que puede adoptar un color rojo, hay estornudos y congestión€

A veces provoca dolor de cabeza, irritación, pérdida del apetito, insomnio e incluso astenia o pocas ganas de hacer cosas€ Si sufres de congestión crónica y no es nada de sinusitis, pólipos nasales o alergia podría tratarse de una rinitis vasomotora cuyo origen no es alérgico.


Tratamientos

  • Evitar el contacto: Si se identifica claramente cuál es el alérgeno (por ejemplo, los ácaros del polvo) debe evitarse cualquier contacto con ellos. ¿Cómo? Poniendo fundas especiales en el colchón, lavar cada semana las sábanas a unos 60 grados, quitar alfombras y moquetas de casa€
  • Medicamento específico: No siempre es fácil identificar o aislar la causa de la alergia o, a veces una sola persona es alérgica a diferentes cosas a la vez. La medicina ha avanzado bastante en este tipo de tratamiento: actualmente, los antihistamínicos de segunda generación y de corticoides son los más recomendados para largos tratamientos.
  • Inmunoterapia alergénica: las personas que no toleran los medicamentos o tienen asma pueden valorar someterse a una serie de inyecciones que ayudan a aliviar los síntomas de la rinitis. Esta práctica debe comenzarse antes de que llegue la estación crítica de la primavera.
  • Las gotas nasales o los aerosoles descongestionantes de venta libre no deberían ser utilizados durante más de unos pocos días cada vez, porque abusar de ellos puede producir un efecto rebote que puede empeorar o prolongar la inflamación nasal.
  • Cirugía: En algunos casos es necesaria una operación para eliminar los pólipos nasales o para tratar una infección de los senos paranasales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine