30 de enero de 2015
30.01.2015
Cardiología

Células madre para reparar el corazón

España lidera un ensayo pionero que utiliza esta técnica para tratar a pacientes que han sufrido un infarto

30.01.2015 | 21:53
Células madre para reparar el corazón
Play
Células madre para reparar el corazón

El Hospital General Universitario Gregorio Marañón, de Madrid, encabeza una terapia pionera en humanos que utiliza células cardiacas alogénicas, es decir procedentes de donantes, para reparar el tejido dañado de un paciente tras sufrir un gran infarto agudo de miocardio.

Este ensayo clínico, en el que colabora la Fundación La Fe de Valencia, ha sido presentado hoy por el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Maldonado; el jefe de servicio de cardiología del hospital, Francisco Fernández-Avilés, además de la exministra Cristina Garmendia, presidenta de la empresa del grupo Genetrix, que ha desarrollado el estudio de las células, que pueden estar disponibles para cuando el paciente lo necesite.

En el ensayo se tratará a 55 pacientes, pero de momento se ha intervenido sobre siete y su evolución, que es muy favorable, ha permitido constatar que estas células se pueden administrar "con total seguridad y de forma sencilla en pacientes en una situación grave", según el doctor.

Pero además en esta primera fase se ha comprobado que la dosis empleada no produce "ninguna toxicidad, ni daño tejido cardiaco, ni ningún problema de tolerancia e inmunología", según Fernández-Avilés.

Las células de los donantes se obtienen de los tejidos cardiacos que han sido desechados cuando se les ha practicado una intervención quirúrgica, como una cirugía valvular. Luego las células se expanden en el laboratorio hasta alcanzar la dosis necesaria de 35 millones por paciente.

Una cantidad que parece muy abultada, pero no tanto si tenemos en cuenta que de una biopsia se sacan cientos de millones de células, con lo que, según ha comentado Garmendia, "hacen falta muy pocas biopsias de donante para tener una muy buena expansión de las mismas". En concreto, para el ensayo han sido necesarias tres.

El perfil del paciente, mientras, es el de una persona que ha sufrido un gran infarto, con una afectación grave del tejido cardiaco y con mayor riesgo de padecer una insuficiencia cardiaca. Este tipo de infartados representan el 20 % del total.

Y el momento idóneo para que se le administren las células es entre el quinto y el décimo día después de haber padecido este episodio en el corazón, cuando su situación clínica se ha estabilizado.

"Es muy atractivo poderlo hacer inmediatamente tras sufrir el infarto -ha comentado el doctor-, pero hoy no nos atrevemos porque es un ambiente muy hostil para las células por la inflamación".

Tratamiento por vía intracoronaria

Las células se administran al enfermo por vía intracoronaria, con un procedimiento similar al que se utiliza para poner un stent, con un catéter muy pequeño y blandito que no produce ningún daño mecánico, según los especialistas.

El jefe de Cardiología ha querido dejar claro que este tratamiento "no es para tratar la insuficiencia cardiaca, sino que es para prevenirla y pretende actuar sobre el tamaño de la cicatriz y la evolución de la forma y la función del ventrículo izquierdo"

Y si el estudio evidencia que se puede conseguir reducir el tamaño de la escara y que evolucione de forma favorable el ventrículo izquierdo, "se producirá un impacto tremendo sobre el riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca en los próximos tres o cinco años".

Pero esto se podrá analizar cuando concluya el ensayo clínico con los 55 pacientes, que podría ser a finales de 2016.

Esta terapia en principio no sería efectiva en pacientes que ya tienen una alteración crónica del tejido cardiaco, porque, según el experto, "cuanto más se aleja uno del episodio agudo la posibilidad de que las células solas hagan algo va disminuyendo de una forma rápida"

Para esa circunstancia, en lo que haría falta trabajar sería en una alternativa al trasplante.

El ensayo ha sido avalado por la Comisión Europea a través del proyecto denominado CAREMI, en el que participan más de veinte entidades europeas.

En el estudio colaborarán también otros centros sanitarios, como el hospital de Navarra, el Universitario de Donostia, el Clínico Universitario de Valladolid, el Vall d'Hebrón (Barcelona) y también los universitarios de Salamanca, Virgen de la Victoria de Málaga y Valencia.

También la Fundación la Fe de Valencia, el Centro de Cirugía Mínimamente Invasiva Jesús Usón (Cáceres), la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica) y el Saint Louis de Paris (Francia).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Salud


La erótica del agua.
Los riesgo de practicar sexo bajo el agua

Los riesgo de practicar sexo bajo el agua

Las relaciones sexuales en el agua tienen su erótica pero pueden provocar irritaciones y sequedad

¿Cómo actuar ante una quemadura solar?

¿Cómo actuar ante una quemadura solar?

Hidratar mucho, no tirar de la piel y usar ropa suave son algunas de las pautas que te ayudarán

Cinco consejos para evitar marearte en el coche

Cinco consejos para evitar marearte en el coche

Mantener una postura erguida o no fijar la vista en un punto son varias de las recomendaciones

¿Qué medidas tomar ante un corte de digestión?

¿Qué medidas tomar ante un corte de digestión?

Un choque térmico en el agua puede producir desmayos o un paro cardiaco


¿Qué es el fipronil y qué puede pasar si se consume?

¿Qué es el fipronil y qué puede pasar si se consume?

Respondemos a algunas cuestiones clave sobre la alerta de los huevos contaminados

Las diez enfermedades contagiosas más frecuentes en España

Las diez enfermedades contagiosas más frecuentes en España

La tuberculosis o el sida tienen una mayor incidencia en nuestro país que en los del norte de Europa

Lactancia materna: una protección necesaria

Lactancia materna: una protección necesaria

Del 1 al 7 de agosto se ha celebrado en más de 170 países la Semana Mundial de la...

Enlaces recomendados: Premios Cine