Obesidad

¿Cómo afecta la hormona del hambre al apetito?

Científicos demuestran que la ghrelina influye en el desarrollo de la parte del cerebro relacionada con el apetito

29.01.2015 | 12:07
La hormona del hambre tiene gran impacto en la obesidad.

En la motivación subconsciente para comer, que te puede llevar a hacerlo por impulso, intervienen múltiples factores como la situación social, el manejo del estrés, las emociones negativas o los estados subdepresivos por los que pasa una persona; pero también está poderosa y dinámicamente regulada por señales hormonales.

Investigadores del Instituto de Investigación Saban del Hospital de Niños de Los Ángeles (CHLA, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, revelan un papel inesperado de la hormona de la ghrelina en el desarrollo temprano del cerebro y muestran su impacto a largo plazo sobre la regulación del apetito.

La hormona ghrelina procedente del intestino es uno de esos reguladores clave del hambre, promoviendo el apetito sobre las neuronas en una pequeña región del cerebro llamada hipotálamo. Además, según publican los investigadores en 'Journal of Clinical Investigation', su desarrollo durante la infancia puede estar vinculada al riesgo de obesidad posterior.

"Hemos demostrado que la ghrelina neonatal influye directamente en el desarrollo de la parte del cerebro relacionada con el apetito y la regulación del metabolismo", afirma el investigador principal de este trabajo, Sebastien G. Bouret, del Programa de Neurociencia del Desarrollo en CHLA y profesor asociado de Pediatría en la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California. "Este estudio sugiere una relación entre la maduración del eje intestino-cerebro y la susceptibilidad más tarde para la obesidad, la diabetes y la enfermedad cardiovascular", añade.

El peso corporal y el balance energético están regulados por una sofisticada red de circuitos neuronales. En su centro se encuentra una colección de neuronas o células nerviosas en el hipotálamo del cerebro llamada núcleo arqueado, que contiene conjuntos de neuronas que son sensibles a las señales periféricas, como las hormonas metabólicas. Por ejemplo, cuando el estómago está vacío, se secreta ghrelina y actúa en el núcleo arqueado para iniciar la alimentación.

Sin embargo, hasta ahora, se sabe poco acerca de la importancia de la ghrelina en el desarrollo de los mecanismos cerebrales que regulan el peso corporal y el apetito. Estos científicos identificaron la importancia fisiológica y neurobiológica de la ghrelina durante la vida temprana.

Estudio en ratones

En dos tipos de experimentos en ratones, estos expertos bloquearon la hormona poco después del nacimiento, provocando más proyecciones axonales en el núcleo arqueado y causando alteraciones metabólicas durante toda la vida, como la obesidad y la diabetes. También aumentaron los niveles de ghrelina durante este periodo de desarrollo clave y encontraron que deteriora el crecimiento normal de las proyecciones arqueadas y genera disfunción metabólica.

"Nuestro estudio pone de relieve la importancia de mantener un equilibrio hormonal saludable, incluyendo la ghrelina, durante la vida temprana, para garantizar el desarrollo adecuado de los centros de alimentación en el cerebro", afirma Bouret, y agrega que el momento y la cantidad correcta de ambas hormonas son necesarios para el desarrollo normal de los circuitos neuronales en el hipotálamo.

Clínicamente, un nivel elevado de ghrelina es una característica de pacientes que sufren de síndrome de Prader-Willi. Este aumento se produce antes del desarrollo de la obesidad en estos pacientes, que es causada por el hambre insaciable que es un síntoma del trastorno, además de que estos individuos también tienen un metabolismo más lento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine