26 de septiembre de 2017
26.09.2017
Consejos

Cuidados para la piel y el cabello tras el verano

El pelo puede debilitarse y secarse más de la cuenta, mientras que la piel puede resecarse

27.09.2017 | 00:08
La piel debe protegerse aunque no haya sol.

El verano puede ser dañino para nuestro pelo y nuestra piel. El cabello puede debilitarse y secarse más de la cuenta, mientras que la piel puede resecarse, y pueden aparecernos manchas del sol. Recuperarlos lo antes posible es clave para pasar un buen otoño e invierno y evitar futuros problemas de salud, especialmente en la piel.

Para ello, está recomendada la ingesta de vitamina C, que se encuentra por ejemplo en kiwi, tomate, pimiento, naranja o limón, además de los aceites derivados de omega 3, presentes sobre todo en el aceite de oliva, en los frutos secos y en el aguacate, entre otros alimentos, según asegura en una entrevista con Infosalus la dermatóloga del Hospital Universitario del Vinalopó (Elche), la doctora Ana Ramirez.

"La gente no debe olvidarse de protegerse la piel aunque haya acabado el verano. Hay que hidratarla. La piel tiene memoria y hay que cuidarla, no sólo después del verano, sino todo el año. Una hidratación nunca está de más, ni tampoco una nutrición. La piel se conforma con muy poco y cuando falla necesita grandes cuidados. Una ayuda diaria, no importando la época del año, hará que se prevengan muchas enfermedades y patologías posteriores que pueden llegar a ser graves e invalidantes", advierte.

Así, la especialista detalla una serie de consejos para recuperar nuestra piel tras la época estival:

Hidratación: Con la piel después del verano lo primero que hay que hacer es intentar hidratarla porque el sol la reseca, y el agua de las piscinas aún más. "La mejor forma de hacerlo es a través de las cremas, que evitan que esa agua de capas inferiores de la piel no se seque", señala.

Nutrición: "Debemos aportar a la piel minerales y proteínas, los aminoácidos que necesita, así como grasas o lípidos, a través de una dieta sana y equilibrada, y con la ayuda también de las cremas".

Antioxidantes/Vitaminas E y C: "Si se quiere tener una piel extremadamente cuidada hay que aportarle antioxidantes. Después del verano las capas superficiales de la piel se oxidan por el contacto con el aire. Es muy sensible a los cambios atmosféricos porque la piel está más expuesta. Los antioxidantes para la piel son la vitamina E y la C".

Proteger: "Es muy importante. La gente cree que sólo debemos protegernos del Sol cuando llegan las épocas estivales o de calor y lamentablemente sólo se protege cuando se va a la playa. El sol no sólo se toma yendo a la playa, también con un paseo o en un aperitivo en una terraza. Por tanto, después del verano, hay que seguir con la protección. Sobre todo en niños, adolescentes, y mujeres en edad de menopausia, donde pueden aparecer manchas".

"La piel tiene memoria". En este punto, la especialista llama la atención sobre la importancia de cuidar los lunares, si aparecen lesiones rojas en la piel donde antes no las había, sobre todo en las zonas expuestas. "La piel tiene memoria y cualquier alteración puede venir de años atrás o puede pasarnos factura con el paso del tiempo y manifestarse en lesiones estéticas, que pueden llegar a ser patologías", subraya Ramírez.

Entre otros problemas que pueden aparecer la piel en el verano, Ramírez enumera: brotes de dermatitis atópica, eccema por irritación por el cloro, manchas blancas sobre la piel por el agua de las piscinas, hongos en la espalda o 'pitiriasis versicolor', manchas hiperpigmentadas o los llamados 'lentigos solares'. A su juicio, las más peligrosas son las precancerosis o queratosis actínicas, unos granos rugosos con escamas en la superficie que si no se cogen a tiempo pueden convertirse en cáncer.

Cuidados para el cabello


Por otro lado, la experta indica que el cabello no se daña tanto como la piel que está más fotoexpuesta al sol de lo normal en verano. No obstante, si está tintado hay bastantes posibilidades de que se produzca alguna alteración, por ejemplo, en el color. También pueden producirse sequedades cutáneas, que pueden resolverse con champús específicos y evitando los anticaspas.

Entre otros consejos generales, Ramírez aconseja:

"En caso de cabello teñido es bueno el uso de mascarillas, de acondicionadores y no traumatizar el cabello con secador", resalta, con el objetivo de regenerar el cuero cabelludo.

A su vez, recomienda la ingesta de biotina, una vitamina que puede ingerirse por vía oral. También pueden emplearse champús con biotina, también para regenerar el cuero cabello.

Al cabello también le vienen bien dosis de vitamina A y vitamina E.

Finalmente, la dermatóloga del Hospital del Vinalopó de Elche subraya la importancia de seguir estos consejos para recuperar el pelo después del verano ya que en esta época se seca más y se desnaturaliza. Según advierte, esto hace que al cepillarlo traccionemos con más fuerza y se rompan los cabellos de forma más fácil, mostrando por ese deterioro una caída del pelo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine