Peluquería canina

Consejos para cortar el pelo a tu perro

El tipo de corte dependerá de la raza y las características físicas de nuestra mascota

27.02.2016 | 23:35
El corte de pelo de un perro no es una tarea sencilla.

La proliferación en los últimos tiempos de las tiendas dedicadas al cuidado del pelo de los perros, las llamadas peluquerías caninas, deja en evidencia el cada vez mayor interés de los españoles por sus mascotas. Aunque existen estas tiendas especializadas en el cuidado del pelo de los perros, también nosotros podemos optar por cortar el pelo a nuestra mascota.

Si bien nadie mejor que un profesional para realizar esta tarea, también es cierto que siguiendo una serie de recomendaciones también nosotros podemos cortar el pelo a nuestro perro. Eso sí, advertimos que no se trata de una tarea sencilla e insistimos que es necesario seguir unos consejos básicos. En este artículo los recopilamos y te indicamos también los utensilios que necesitarás para dejar a tu perro como un pincel.

Para saber cómo realizar el corte y qué productos usar, es recomendable la primera vez acudir a una peluquería canina para comprobar in situ como se desenvuelven los profesionales y qué tipo de corte aplican a nuestro perro. En caso de que te surjan dudas o no te veas en condiciones, es mejor acudir a un profesional para evitar que nuestra mascota pueda sufrir cualquier tipo de daño o que le realicemos un corte de pelo con resultados no deseados.

Si te decides a hacerlo tú mismo, en líneas generales debes saber que para realizar el corte necesitarás una máquina de cortar pelo específica para perros. En función del tipo de pelo de nuestro perro, tendremos que utilizar un tipo de cuchilla u otro. Tras realizar el corte con la máquina, necesitaremos también tijeras (a poder ser de varios tamaños) con la que podremos terminar de perfilar el corte y darle el toque final. Además, en función de la raza de nuestro perro y de su tipo de pelo, requeriremos también distintos tipos de jabones, suavizantes, aceites? De la misma forma, también será necesario tener a mano un secador, un cepillo e incluso vendas adhesivas.

El tipo de corte, acabado o peinado que aplicaremos a nuestra mascota dependerá del tipo de perro que tengamos y de sus características físicas. Lógicamente, no es de recibo pretender que un chihuahua luzca igual que un pastor alemán o viceversa. En función de este criterio, debemos saber que existen distintos tipos de pelo. Desde el duro, que requiere el uso de maquinillas eléctricas y evitar los suavizantes o aceites, hasta el rizado (el que presentan los caniches, por ejemplo). Para este último es recomendable valerse de un champú especial de tipo humectante y utilizar tijeras en unas zonas y máquina eléctrica en otras.

Por su parte, el pelo corto, característico de razas como los pitbull o los bóxers, no necesitan grandes cortes. Simplemente bastará con repasar periódicamente algunas zonas con la maquinilla para igualarlo. En este caso, tampoco es recomendable recurrir a los suavizantes. En cambio, sí es útil recurrir a un acondicionador para las razas de perro que tienen el pelo largo, como los Yorkshire.

En función del tipo de perro, deberemos preparar el baño con los productos específicos para su tipo de pelo. El baño será la primera acción que deberemos realizar. Su función será la de eliminar toda la suciedad y dejar el pelo preparado para su corte. Tras esta tarea, deberemos secar a nuestra mascota con una toalla y le dejaremos el pelo húmedo, ya que de esta forma nos resultará más fácil proceder al corte. Antes, sin embargo, deberemos cepillar a conciencia el pelo para eliminar cualquier nudo que pueda haber.

Una vez nos hayamos cerciorado que no quedan nudos y enredos, podremos proceder al corte. Para esta tarea deberemos buscar una mesa firme sobre la que colocaremos nuestro perro, ejerciendo presión para evitar que nuestra mascota se mueva y pueda resultar herido. Lo ideal es estar acompañado de otra persona para que nos ayude en nuestra tarea. El corte debe realizarse de forma suave y tranquilizando en todo momento a nuestra mascota, sobre todo si se muestra inquieta o nerviosa. Recuerda que lo fundamental es que no sufra ningún tipo de daño.

El lomo y las patas traseras deben ser las primeras zonas por donde debemos empezar a cortar el pelo, para seguir a continuación con el cuello, el pecho, las patas delanteras y el vientre. En líneas generales, debe empezarse a cortar por las áreas que tengan más pelaje. Es recomendable iniciar el corte con las tijeras y después hacer uso de la maquinilla.

El corte con máquina debe hacerse siempre en el sentido del pelaje y de forma suave, sin ejercer demasiada presión para evitar trasquilones. En cambio, si el corte lo realizamos solo con tijeras, nos deberemos ayudar con los dedos y un peine adecuado. De una u otra forma, deberemos buscar que el corte tenga un resultado homogéneo. Para cortar el pelo de la cara del perro existen algunos trucos, como recurrir a vendas adhesivas para sujetar las orejas y los flequillos.

Cuando finalices todo el proceso de corte, es fundamental que sequemos el pelo de tu mascota con un secador mientras le peinamos. En el mercado existen secadores especiales para perros que hacen menos ruido, aunque si no disponemos de uno podemos recurrir al nuestro. La finalidad de esta tarea es eliminar el pelo sobrante y dejar el que queda brillante y liso. Dedica tiempo al secado para evitar que quede humedad y que puedan aparecer hongos en determinadas zonas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine