Magazine Fashion&Arts
Mercado de lujo

Adiós, bling bling

No es poseer, es sentir. No es la riqueza, sino la vivencia. El lujo ha cambiado de forma y de fondo

23.11.2016 | 14:27
La imagen clásica del voraz consumidor de lujo.

Pekín, año 2011. La cola para entrar a la tienda de una famosa marca da la vuelta a la manzana. Son las doce de la noche, pero al día siguiente la firma pone a la venta su nuevo bolso, de edición limitada, y todos quieren ser los primeros en colgárselo del hombro. Ahora o nunca. A los pocos meses el Gobierno chino prohíbe la exhibición publicitaria de objetos caros por su capacidad de "perturbar la armonía ciudadana e incitar a la corrupción".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Dioses de ida y vuelta

Dioses de ida y vuelta

El Louvre abre sus puertas a una marca de moda en un alegato a favor de la inmigración

El año de las pieles

El año de las pieles

En la moda de otoño convive el peluche falso con el pelo verdadero. ¿Por qué ahora? Se reabre la...

Bajar las Ramblas

Bajar las Ramblas

Yo me hacía mayor cada vez que los miraba: artistas de la contracultura, hippies indolentes...

Alta Montaña

Alta Montaña

Vestir por la ciudad como si estuviéramos en un refugio. Por fin la moda de otoño-invierno no es...

Zanzíbar Hakuna Matata

Zanzíbar Hakuna Matata

"No hay problema. Vive y sé feliz". Algo así te desean en swahili cada vez que alguien dice...

Enlaces recomendados: Premios Cine