Magazine Fashion&Arts
Mercado de lujo

Adiós, bling bling

No es poseer, es sentir. No es la riqueza, sino la vivencia. El lujo ha cambiado de forma y de fondo

23.11.2016 | 14:27
La imagen clásica del voraz consumidor de lujo.

Pekín, año 2011. La cola para entrar a la tienda de una famosa marca da la vuelta a la manzana. Son las doce de la noche, pero al día siguiente la firma pone a la venta su nuevo bolso, de edición limitada, y todos quieren ser los primeros en colgárselo del hombro. Ahora o nunca. A los pocos meses el Gobierno chino prohíbe la exhibición publicitaria de objetos caros por su capacidad de "perturbar la armonía ciudadana e incitar a la corrupción".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Amar es un misterio.
Love Stories

Love Stories

Un amor más flexible y libre, que trasciende el romanticismo y se queda con las mariposas en el...

Blue hotel

Blue hotel

Pocas modelos reconocen sin pudor que son "un producto" - Aymeline Valade ha estudiado marketing y...

250 años de Christie´s ¿Alguien da más?

250 años de Christie´s ¿Alguien da más?

La casa de subastas es una estación meteorológica del arte: anuncia 'cambios de tiempo' y puede...

Tomboys, a lo chico

Tomboys, a lo chico

Su belleza reside en la libertad. Un femenino masculino (y viceversa) que nos hace adorar a la...

Viktor Horsting y Rolf Snoeren: choque de trenes

Viktor Horsting y Rolf Snoeren: choque de trenes

Una pareja de contrarios que encontró en esa tensión toda su fuerza creativa. Y llevan así 25 años

Las 7 vidas de Donatella Versace

Las 7 vidas de Donatella Versace

No es solo poder, es una fuerza que no se doblega ni siquiera ante la industria de la moda

Enlaces recomendados: Premios Cine