Magazine Fashion&Arts
Cosmética

Estée, Elisabeth, Helena: del potingue al emporio

Tres mujeres cambiaron el negocio de la cosmética y lo hicieron hablando con otras mujeres

03.11.2016 | 01:12
Estée Lauder posa en 1962 en Nueva York.

Su filosofía era simple: "Cualquier mujer puede ser bella". Era 1946 y la humanidad creía en el brillo de Hollywood sobre todas las cosas. Estée Lauder (bautizada Josephine Esther Mentzer en 1908) supo ver más allá. Ese glow podían conseguirlo todas. Creció en Queens, Nueva York. Rose, su madre, era húngara y su padre, Max, checo. Cuando estaba en el instituto su tío John vino a vivir con la familia y empezó a fabricar potingues caseros de textura aterciopelada en el horno de la cocina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Para realizar este 'collage', Thecuadro ha utilizado todas las paletas de la colección.
Dadaísmo al cubo

Dadaísmo al cubo

Rossy de Palma, la musa de la diferencia, convierte la belleza en el arte del fragmento que se...

Azzedine Alaïa. Leyenda a su pesar

Azzedine Alaïa. Leyenda a su pesar

Alaïa es un ion libre de la industria y un creador de culto. Eso sí, nunca un mito viviente fue...

La calle desierta... La noche ideal

La calle desierta... La noche ideal

La máxima ambición consistía en cruzar a toda velocidad y llegar a la otra acera ya convertida en...

All about Dior

All about Dior

La 'maison' que cambió la silueta femenina cumple 70 años. Descubrimos su historia de la mano de...

Pedro Almodóvar: "la mujer cubista y yo"

Pedro Almodóvar: "la mujer cubista y yo"

En un bar de Malasaña Pedro vio a "una moderna"; Rossy, al que sería durante 30 años su padre...

Más libre que rebelde

Más libre que rebelde

Independiente y creativa, fascinante, sin excusas? La pintora y escritora Leonora Carrington fue...

Enlaces recomendados: Premios Cine