Magazine Fashion&Arts
Cosmética

Estée, Elisabeth, Helena: del potingue al emporio

Tres mujeres cambiaron el negocio de la cosmética y lo hicieron hablando con otras mujeres

03.11.2016 | 01:12
Estée Lauder posa en 1962 en Nueva York.

Su filosofía era simple: "Cualquier mujer puede ser bella". Era 1946 y la humanidad creía en el brillo de Hollywood sobre todas las cosas. Estée Lauder (bautizada Josephine Esther Mentzer en 1908) supo ver más allá. Ese glow podían conseguirlo todas. Creció en Queens, Nueva York. Rose, su madre, era húngara y su padre, Max, checo. Cuando estaba en el instituto su tío John vino a vivir con la familia y empezó a fabricar potingues caseros de textura aterciopelada en el horno de la cocina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Lana Wood, con un leopardo, en 1966.
El año de las pieles

El año de las pieles

En la moda de otoño convive el peluche falso con el pelo verdadero. ¿Por qué ahora? Se reabre la...

Bajar las Ramblas

Bajar las Ramblas

Yo me hacía mayor cada vez que los miraba: artistas de la contracultura, hippies indolentes...

Alta Montaña

Alta Montaña

Vestir por la ciudad como si estuviéramos en un refugio. Por fin la moda de otoño-invierno no es...

Zanzíbar Hakuna Matata

Zanzíbar Hakuna Matata

"No hay problema. Vive y sé feliz". Algo así te desean en swahili cada vez que alguien dice...

Planazo ´arty´

Planazo ´arty´

Madrid se transforma durante un fin de semana en un inmenso museo de arte

"No tengo sueños. Estos museos son mi último gran proyecto"

"No tengo sueños. Estos museos son mi último gran proyecto"

Pierre Bergé, empresario, mecenas, activista, pero sobretodo amante. Con su muerte termina una...

Enlaces recomendados: Premios Cine