13 de enero de 2018
13.01.2018
Torrevieja

La empresa de las lagunas acota la zona de baños de lodos para evitar accidentes por la extracción de sal

El acceso al resto de la explotación acarreará sanción para evitar accidentes por la extracción de sal

14.01.2018 | 01:41
Imagen del traslado de postes de madera para acotar la zona de baño de lodos

La salinera ha delimitado una zona de 200 metros cuadrados que estará vigilada por la Policía autonómica y estará dotará de contenedores.

El baño en el agua de las salinas de Torrevieja sigue estando prohibido y sujeto a sanción. Pero la empresa salinera ha decidido curarse en salud para garantizar la seguridad de los turistas que se acercan a las orillas y la operación de extracción de sal. A finales del año pasado la empresa salinera comenzó a acondicionando una zona pública para tomar baños de lodo en la laguna de Torrevieja. Apenas es una franja de cuarenta metros de largo y cinco de ancho hasta la orilla. Ahora son visibles unos postes de madera que delimitan de forma oficiosa esta zona de uso público -que no está contemplada en la normativa del parque-. Unos elementos sostenidos con una plataforma de cemento para evitar que sean derribados. Fueron trasladados hacía la zona de Punta de la Víbora en las mismas barcazas en las que habitualmente se remolca la sal.

La zona acotada es con diferencia la más utilizada por los amantes de este paraje, que cada año llenan la orilla para disfrutar de baños de lodos, pero también se adentran en la laguna, para recrearse en la sensación de flotar, la elevada temperatura del agua y su tonalidad rosada. La salinera ha adoptado esta medida -primero ubicó carteles en tierra en los que se indica que el baño está prohibido- tras un episodio que nunca se había producido en la explotación industrial. La «volvedora», la principal máquina de extracción de sal, que la «rasca» del fondo de la laguna estuvo cerca de arrollar a dos turistas que flotaban sobre las aguas. Esa maquina no circula a gran velocidad, de hecho, avanza muy despacio. Pero el operario que la maneja se sitúa de espaldas al avance de la máquina, cuyo itinerario controla por GPS, mientras lo que controla realmente es el volumen de sal que se extrae y la operación de embarque en las barcazas que trasladan la sal a tierra.



La decisión de actuar se adoptó por parte de la salinera en coordinación con la junta rectora y la dirección del parque natural porque no existen medios para controlar la gran demanda de baños de lodos o impedir el paso de la gente a un recinto que sobre el terreno es una instalación industrial, protegida además como parque natural, como dominio público propiedad de Patrimonio del Estado, que lo tiene arrendado a la empresa salinera. Aunque será a policía autonómica y los agentes forestales adscritos al parque natural y la comarca los que intentarán vigilar el cumplimiento de las normas de uso que serán expuestas en carteles. También se colocarán contenedores de basura. Todos los veranos se acumulan docenas de kilos de residuos trasladados por los bañistas, en especial garrafas y botellas de plástico vacías. El agua dulce acarreada en esos recipientes sirve para limpiar de lodos y la capa de salitre la piel cuando se realizan estos baños.


Proyecto

El baño de lodos y sus bondades terapéuticas fueron el argumento para construir el edificio del arquitecto japonés Toyo Ito hace más de una década. El proyecto fue paralizado porque se ubicó sobre zona de dominio público sin concesión de Costas -las orillas de las lagunas están afectadas por la ley de Costas-.El edificio ahora está en ruinas y el Ayuntamiento no ha abordado el proyecto para reubicarlo o demolerlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine