19 de noviembre de 2017
19.11.2017
Torrevieja

Denuncian ante la Fiscalía «graves deficiencias» en la estación de autobuses de Torrevieja

El escrito señala problemas de inseguridad protagonizados por drogodependientes y el uso de los aseos para relaciones sexuales grupales

20.11.2017 | 01:18
Denuncian ante la Fiscalía «graves deficiencias» en la estación de autobuses de Torrevieja
Denuncian ante la Fiscalía «graves deficiencias» en la estación de autobuses de Torrevieja

Las instalaciones son obsoletas, sin información o megafonía, y tienen el acceso principal bloqueado con una terraza.

Es uno de los lugares más frecuentados de Torrevieja, por él pasan cada día cientos de viajeros que utilizan la estación de autobuses como plataforma para sus desplazamientos. Y es sin embargo uno de los más descuidados. La Fiscalía, la Guardia Civil, la Generalitat y el Ayuntamiento han recibido una exhaustiva denuncia de estos viajeros habituales que ha hecho visible la degradación de un espacio, que es propiedad de una empresa, que para muchos es la primera imagen que tienen de la ciudad.

La lista de deficiencias y las situaciones de inseguridad a la que están expuestos los usuarios que recoge la denuncia no tiene desperdicio. Aunque la degradación de la estación obsoletas e insuficientes para un municipio con más de 80.000 almas, está a la vista de todos. Empezando por los accesos laterales para los vehículos, zonas sin señalizar donde se mezclan peligrosamente peatones y autobuses que entran o salen del recinto. En la puerta principal de entrada o salida a la estación el acceso tampoco es fácil, el espacio de tránsito está ocupado por las mesas y sillas de la cafetería, las mismas que hay que sortear con las maletas a cuestas cuando los recién llegados salen en tromba en busca de un taxi. Es solo el principio. En el interior la señalización es escasa o nula para cualquiera y la información por megafonía, inexistente. El viajero ocasional ha de apañárselas como pueda para encontrar desde la ventanilla donde comprar el billete a su destino hasta el andén donde esperar a su autobús.

Las deficiencias en materia de accesibilidad para personas con alguna discapacidad son clamorosas. Los servicios públicos son por completo inaccesibles a personas con minusvalía, tanto por la anchura de las puertas como por el escalón que presentan en los accesos. Las condiciones sanitarias en las que se puede encontrar quien logra acceder a su interior es capítulo aparte. Las ventanillas de venta de billetes son cerradas y carecen de intercomunicadores, y los carteles con horarios y destinos para los viajeros, en soporte de papel y pegados al cristal, no están al alcance visual de personas con discapacidad.

Todo a la vista desde hace años del personal del Palacio de Justicia y el cuartel de la Guardia Civil, situados a unos escasos 50 metros.

Ante menores

En materia de seguridad los problemas son más alarmantes según se desprende de la denuncia, que destaca la ausencia de efectivos de vigilancia. El consumo de alcohol en las zonas de tránsito de viajeros es no sólo habitual sino que se ve propiciado por la venta de bebidas alcohólicas que se realiza en una tienda que está conectada directamente con el recinto. Las cerraduras rotas en los aseos son solo el aviso de un espacio hostil y poco recomendable donde es posible encontrar la presencia de drogodependientes consumiendo (también se les puede ver en los andenes), o incluso de adultos manteniendo relaciones sexuales «grupales» -el escrito señala una situación en la que un usuario se encontró con una escena de este tipo cuando acudía con su hijo menor de edad a utilizar el servicio-.

La denuncia, presentada el 8 de noviembre y documentada con detalle con fotografías y un video, ha servido, de momento, para que solo unos días después la empresa haya instalado cartelería para dar seguridad a los usuarios. Desde la más singular que avisa que hay que llevar cuidado con los carteristas, hasta la que prohíbe el consumo de alcohol o la que advierte del «peligro extremo» que corre un peatón que utilice el acceso destinado a los autobuses. También hay alertas ahora de videovigilancia pero no parece que el sistema esté operativo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine