11 de junio de 2017
11.06.2017
Almoradí

Coser y cantar, todo es empezar

Un grupo de mujeres enseña en plena plaza de la Constitución de Almoradí las tradicionales labores de tejer y bordar para mantener la tradición

14.06.2017 | 02:30
Un grupo de mujeres enseña en plena plaza de la Constitución de Almoradí las tradicionales labores de tejer y bordar para mantener la tradición.

En la actividad participaron varios niños.

El coser y el tejer no es algo que quedó para nuestras abuelas. Eso es, precisamente, lo que quisieron ayer transmitir un grupo de mujeres que organizaron, en plena plaza de la Constitución de Almoradí, una exhibición en público con motivo del Día Internacional de Coser y Tejer en Público.

La actividad estaba organizada por la Asociación de Amigos del Patchwork y por Detalles Mercería, que ofrece cursos para aprender a coser. Todo aquél que se atrevió pudo demostrar sus dotes con una aguja, otros era la primera vez que cogían una y lo de hilar fue algo complicado. Todo lo contrario a Mario Gómez, un chaval que con sólo 12 años, ya es todo un experto y demuestra que esto no es algo «sólo de chicas». «Llevo un año y poco cosiendo y en un par de años aprenderé a hacer mi propia ropa», nos explica mientras termina la bufanda que está haciendo «para cuando llegue el frío».

Las organizadoras, Teresa Campillo y Teresa Martínez señalan que es una forma «de que no se pierdan las labores y costuras hechas a mano y aquí hay niños, niñas y jóvenes que están aprendiendo, por lo que hay futuro en el coser y tejer, y nosotras damos talleres todo el año tanto infantiles como de adultos con mucho éxito».

Además, explican que estas labores son muy buenas para relajarse y desestresarse y también son recomendadas como terapia para personas que padecen Alzheimer. «Es también una manera de hacer vida social».

Mientras nos atienden, una veintena de personas está atenta a hacer sus tareas, unas con el punto de cruz, otras hacen telas, y hay quien está terminándose un jersey a ganchillo. Al fondo, una mujer no pierde ojo a la colcha que está haciendo «para mi nieta» y una niña nos enseña el bolso que ya ha terminado. Otra guarda su agenda en una funda, como no, cosida a mano «como la de la tablet».

«Jugger»


Al otro lado de la plaza, unos jóvenes practican «jugger», un deporte que combina rugby y esgrima y en el que se emplean armas fabricadas artesanalmente inspiradas en mazas, escudos o lanzas. Participaron en el sexto Encuentro de la Juventud celebrado ayer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine