La Plaza de la Trinidad renueva el alcantarillado para eliminar los olores

Las obras durarán dos meses, incluyen las calles adyacentes y cuestan 178.815 euros

18.10.2016 | 00:43
Imagen de las obras en la Plaza de la Trinidad para renovar el alcantarillado.

El edil de Medio Ambiente y responsable del área de Ciclo Integral del Agua, Miguel Ángel Fernández, inspeccionó ayer las obras que ya han comenzado en la Plaza de la Trinidad y en sus cayes adyacentes –calle Overía y Camino de San Pedro– donde se renovará el alcantarillado para acabar con el problema de estancamiento de aguas y malos olores que los vecinos llevan mucho tiempo denunciando.

Los trabajos pasarán por «renovar la red de alcantarillado que transcurre por estas calles y eliminar así el sifón formado por el alcantarillado en la Plaza Trinidad», explicó el edil. El problema de los malos olores surge debido a que el alcantarillado, en la actualidad, «se encuentra "sifonado" (sic) por la existencia de una acequia en la calle Pintor Agrasot, lo que provoca continuas quejas de los residentes debido a los olores y el rebosamiento en épocas de lluvia», por lo que se espera que los trabajos realizados, y que ascenderán a 178.815 euros procedentes del Fondo de Renovación de Alcantarillado, subsane todas estas deficiencias, tal y como apuntó Juan José Alonso, el gerente de Hidraqua, la empresa encargada de la gestión. El agua, en definitiva, se estanca y huele.

En el apartado más técnico, desde la empresa explicaron que las obras consistirán en la instalación de 280 metros lineales de tubería de PVC y de una estación de bombeo equipada con dos bombas, para mejorar así la conducción de las aguas del alcantarillado. El objetivo es que las obras finalicen antes de Navidad, para evitar molestias en esta época del año.

Coche eléctrico

Durante la presentación de las obras del alcantarillado, la empresa concesionaria del servicio, Hidraqua, aprovechó para presentar un nuevo vehículo eléctrico para sustituir la unidad móvil de control de vertidos, con el objetivo de «mantener nuestro compromiso con la sostenibilidad medioambiental sin la emisión de CO2», explicó el edil de Medio Ambiente. El coche está equipado con instrumental portátil para la detección de vertidos, pudiendo realizar in situ analíticas de PH y otros análisis para conocer el origen de los vertidos de la red de alcantarillado. Las baterías cuentan con una autonomía de 170 kilómetros, suficiente para cubrir todo el municipio, y se recarga en seis horas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine