Torrevieja

El asesino confeso de Johana guardó 2 días el cuerpo antes de sepultarlo con cemento

El compañero de la mujer fallecida en Torrevieja declara que la empujó y se golpeó en la cabeza contra el muro

23.08.2016 | 00:35
El asesino confeso de Johana guardó 2 días el cuerpo antes de sepultarlo con cemento
El asesino confeso de Johana guardó 2 días el cuerpo antes de sepultarlo con cemento
El detenido, en su perfil de Facebook

La acumulación de moscas condujo al descubrimiento del cuerpo de la mujer.

John Charlie L. T., de 37 años y detenido por la Guardia Civil en Torrevieja como autor de la muerte de su pareja, Johana Bertina Palma González –de 32 años y desaparecida desde el 13 de junio–, confesó los hechos tras su arresto y alegó que se produjo accidentalmente al empujarla y golpearse en la cabeza. Ocurrió a principios de junio en su domicilio de Torrevieja cuando, según la versión del asesino confeso, estaban en la terraza de su domicilio y se enzarzaron en una fuerte discusión. John Charlie ha declarado que le empujó y Johana se golpeó mortalmente en la cabeza contra el muro.

Los dos hijos de la pareja, una niña de 12 años y un niño de 5, estaban durmiendo cuando se produjo el crimen y no se enteraron de nada. El compañero sentimental de Johana ha explicado tras su detención que tuvo el cadáver en la vivienda unas dos horas mientras decidía qué iba a hacer y luego lo bajó de madrugada al cuarto de contadores del inmueble, pero sin tener claro aún cómo eliminar el cuerpo del delito. Allí estuvo dos días hasta que decidió hacer una especie de sarcófago y sepultar el cadáver con cemento. Colocó el cuerpo de Johana en el suelo y, según su relato, estuvo durante un mes sepultándola con cemento, material que iba sustrayendo, presumiblemente de alguna obra.

Durante los dos meses que ha durado la desaparición ha llevado una «vida normal«, según explicaron ayer el subdelegado del Gobierno en Alicante, Juan Antonio Gómez, y el coronel jefe de la Guardia Civil de Alicante, Manuel Muñoz. Tras asistir a un minuto de silencio por la muerte de Johana en la Subdelegación del Gobierno explicaron que no había denuncias previas por malos tratos de la víctima contra su pareja. Johana era chilena pero tenía también la nacionalidad española. El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunidad Valenciana también confirmó que no constan antecedentes de malos tratos en el seno de la pareja e indicó que causa está declarada secreta.

El titular de Instrucción 4 de Torrevieja realizó el levantamiento del cadáver pero se ha inhibido en favor del Juzgado de Violencia Sobre la Mujer del municipio torrevejense, según el TSJ.

El jefe de la Guardia Civil señaló que los agentes de Torrevieja estuvieron buscando a Johana por hospitales, centros comerciales y lugares que frecuentaba, pero no encontraron nada. Al final la pista definitiva que permitió esclarecer el caso fue la acumulación de moscas en el bajo del inmueble donde se encuentra el cuarto de contadores, donde hizo algo parecido a un sarcófago.

La Guardia Civil fue advertida de la presencia de los insectos y los agentes acudieron para inspeccionar la zona. Desafortunadamente encontraron muerta a Johana, pero al menos lograron resolver el caso y detener al compañero sentimental como presunto autor del crimen.

El cuerpo estaba en estado descomposición y visualmente no presentaba signos de violencia, por lo que será la autopsia la que determine la causa exacta del fallecimiento.

Desapariciones anteriores
Según el coronel jefe de la Guardia Civil, el hombre colaboró con la Guardia Civil cuando fue requerido después de que una amiga de Johana denunciara su desaparición. No obstante, la denunciante aseguró a este diario que no les ayudó a buscarla. Ahora ya sabe por qué no. El detenido llegó a declarar a la Guardia Civil que Johana ya había desaparecido en otras ocasiones.

Los dos hijos de la pareja han quedado provisionalmente a cargo de la abuela materna pero están bajo la protección de la Generalitat mientras se evalúa la situación y las autoridades judiciales deciden con quién se quedan.

El subdelegado del Gobierno en Alicante y su homólogo en Valencia pidieron ayer a las víctimas de malos tratos que utilicen todos los medios para combatir esta lacra y que denuncien sin miedo. El 016 es un teléfono gratuito y no deja rastro en la factura.

El crimen de Johana eleva a 29 el número de víctimas mortales por violencia de género en lo que va de 2016 en España. Son cuatro mujeres asesinadas menos que en el mismo periodo de 2015 (hasta el 18 de agosto) cuando habían fallecido 33 mujeres por violencia machista, una cifra que alcanzó las 60 muertes al cerrar el año, según datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Además de las 29 muertes confirmadas, este departamento tiene además en investigación otros seis casos en A Coruña, Lugo, Madrid, Las Palmas y dos en Málaga.

El delegado del Gobierno en la Comunidad, Juan Carlos Moragues, lamentó en su cuenta personal de Twitter este «nuevo acto de terrorismo» y señaló que es la quinta víctima por violencia machista en la Comunidad en lo que va de año, algo que consideró «inaguantable», informa Europa Press.

La vicepresidenta del Gobierno valenciano y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, consideró que la muerte de Johana es «un golpe a toda la sociedad». Además instó a «romper los muros en los que se produce la violencia machista» y a denunciar a los agresores, a quienes dijo que «tienen a toda la sociedad en contra» y «los días contados».

La consellera anunció asimismo que hoy a las 12.00 horas se celebrará una concentración silenciosa de tres minutos ante el Palau de la Generalitat para condenar esta muerte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine