Torrevieja

La acumulación de insectos permitió descubrir el cuerpo de la mujer asesinada

La fallecida tenía 32 años, era de nacionalidad chilena y su familia y amigos la buscaban desde que desapareció hace dos meses. La Guardia Civil detuvo ayer a su marido, que podría haber cortado alguna extremidad del cuerpo

18.08.2016 | 21:34
La acumulación de insectos permitió descubrir el cuerpo de la mujer asesinada
El marido de Johana Bertina

La Policía Judicial de la Guardia Civil investiga las causas de la muerte de Johana Bertina Palma González, cuyo cadáver fue encontrado ayer tapiado en el cuarto de contadores de un edificio de Torrevieja. La fallecida tenía 32 años, era de origen chileno y sus familiares y amigos denunciaron su desaparición hace dos meses. Los agentes detuvieron ayer a su marido que confesó haber cometido el crimen.

En sus primeras declaraciones a la Guardia Civil, ha relatado que hubo una discusión entre ambos en el transcurso de la cual él le habría empujado y, a consecuencia de ello, su pareja se dio un golpe que le habría provocado la muerte.

El hallazgo del cuerpo se produjo ayer cuando agentes de la Benemérita realizaron una inspección en el inmueble en el que residía la mujer junto a su pareja y sus dos hijos. La Guardia Civil pidió ayuda a los vecinos para buscar por todos los recovecos del edificio, situado en la calle Ramón y Cajal, número 42. Previamente habían interrogado a muchos de los residentes en ese inmueble. Fue entonces cuando encontraron el cadáver de la mujer enterrado en una especie de nicho que había sido cubierto después con un material que podría ser cemento. Se encontraba en avanzado estado de descomposición.

La denuncia que presentaron los vecinos por acumulación de insectos permitió a la Guardia Civil localizar el cuerpo de Johana. Los agentes llevaron a cabo una una investigación de todos los cuartos comunes del edificio hasta hallar el cadáver.

Así lo han explicado los subdelegados del Gobierno en Alicante, Juan Antonio Gómez, y en Valencia, Juan Carlos Valderrama, en las concentraciones celebradas en las sedes de ambas instituciones para guardar un minuto de silencio para condenar este caso de violencia doméstica, el quinto en la Comunitat en lo que va de año y el que suma 29 en España.

Los agentes localizaron este miércoles el cuerpo de la víctima, emparedado junto al cuadro de contadores del edificio donde vivía en Torrevieja, con sus dos hijos pequeños y su pareja, un hombre de 37 años de nacionalidad chilena que ha sido detenido como presunto autor de los hechos.

La mujer, que tenía 32 años y doble nacionalidad, española y chilena, fue localizada en un sarcófago construido por su pareja para esconder el cuerpo. A mediados de junio una amiga fue la primera que denunció su desaparición.

Según el Coronel Jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Alicante, Manuel Muñoz, el hombre ha confesado que discutieron, que la empujó y que ella se golpeó. Además, ha puntualizado que será la autopsia la que determine la causa final de la muerte puesto que "visualmente" el cuerpo no presenta signos de violencia.

El responsable de la Guardia Civil ha explicado que el detenido, que se espera que pase este jueves a disposición judicial, ha llevado una vida normal estos dos meses y ha atendido a los requerimientos de los agentes en todo momento.

Ambos subdelegados han explicado que no existía ninguna constancia de que se hubiera presentado una denuncia previa por violencia de género. Además, han recalcaldo que la lucha contra la violencia de género es un compromiso institucional y de la sociedad "en su conjunto" y se ha insistido en la necesidad de denunciar los casos.

Según fuentes cercanas a la investigación, el autor de su muerte podría haber cortado alguna de las extremidades del cuerpo. Vecinos del inmueble apuntaron que el cadáver había sido introducido en un agujero donde antes se emplazaba una caldera de agua.

El hallazgo del cuerpo motivó el despliegue de un operativo en el que participaron asimismo los Bomberos, que ayudaron a extraer el cuerpo, y la Policía Local de Torrevieja, que acordonó la zona y la cerró al tráfico. La comisión judicial ordenó el levantamiento del cadáver, que fue sacado del edificio poco antes de las 20 horas para ser trasladado al Instituto Anatómico Forense de Alicante. Allí se le practicará la autopsia para tratar de esclarecer las causas de su muerte.

Movilización
La víctima era conocida en el barrio de La Punta de Torrevieja. Tras su repentina desaparición, Rosario González, la madre de Johana, se trasladó desde Chile hasta Torrevieja para buscar a su hija. Desde entonces no ha parado de difundir mensajes a través de "Facebook" para solicitar ayuda desesperadamente con el fin de encontrarla.

El pasado 16 de julio se organizó una cena benéfica en un bar de Torrevieja para recaudar fondos para ayudar a costear el viaje de la madre de Johana, que finalmente logró llegar a Torrevieja.

Uno de los últimos mensajes de la madre pidiendo la colaboración ciudadana lo difundió el 13 de agosto con motivo de cumplirse dos meses de la desaparición: «Hoy hace dos meses ya que está desaparecida mi hija Johana Palma. Estoy buscándola y cada día que pasa se hace esta espera más insoportable...No voy a parar de buscarla hasta encontrarla. Las madres, padres que lean esto pónganse en mi lugar, sólo quiero encontrar a mi hija. Muchas gracias».

Claudia, una amiga de Johana que denunció su desaparición, estaba ayer destrozada tras conocer el hallazgo del cuerpo. Apenas podía hablar pero en una breve conversación con este diario señaló que decidió denunciar la desaparición unos días después de no saber nada de ella. Desde el principio sospechó de su pareja, ya que «hacía vida normal y nunca hizo nada por buscarla, ni salía a pegar carteles». Según Claudia, el marido también es chileno y la pareja llevaba unos 15 años en Torrevieja.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine