Orihuela

El Síndic da un ultimátum al alcalde para que le conteste a un escrito de hace un mes

Cholbi le pidió en mayo que diera medios a Pepa Ferrando para hacer su trabajo y sigue esperando una respuesta

21.06.2016 | 01:05

El Síndic de Greuges, José Cholbi, ha dado un ultimátum al alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana (PP), para que le conteste a la resolución que dictó el pasado mayo reconociendo el derecho que tenía la concejala y portavoz de Foro Popular, Pepa Ferrando, a tener un despacho, como el resto de grupos municipales, para poder hacer su trabajo. En aquella resolución, Cholbi le daba un plazo máximo de un mes para que «nos informe si acepta esta recomendación», aseguraba en aquel escrito. Pues bien, aún no le ha contestado.

Ahora Cholbi le ha vuelto a requerirle y le advierte de que «en el supuesto que de transcurrir el plazo de 15 días no hubiéramos recibido el informe en cuestión, como comprobará se le comunica a la administración afectadas que se dará cuenta de su actitud en el próximo informe anual que presente en las Cortes Valencianas».

Ferrando, según el secretario del Ayuntamiento , tiene la condición de portavoz del grupo mixto al tener su partido sólo una representación y no poder formarlo como tal. Este informe obligaba a que se la tratara como tal y, con ello, se la invitara a reuniones y se le dieran los medios para ejercer su labor. A pesar de ello, Bascuñana le había negado el pan y la sal desde que es regidor. Ésta, finalmente y con el informe del fedatario público a su favor, se fue a Cholbi a jugar un partido que sabía tenía ganado.

La queja decía que Bascuñana: «Sigue sin otorgarme el despacho en el que realizar mi función de oposición, me niega el acceso a las juntas de portavoces y a las juntas de gobierno (...) tampoco me ha dado ninguna asignación económica (...)», como sí cobran todos los grupos. La apertura del expediente suavizó algo la relación. De hecho, Bascuñana comenzó a invitarla a las juntas de portavoces y de gobierno, pero del despacho que le pedía... tenía que mirarlo, y ahí quedó la cosa. Tuvo que ser Ferrando quien le hiciera ver al Síndic que los había, y vacíos. De hecho, hasta los situó físicamente en el Ayuntamiento. Uno de ellos era el que había ocupado CLr-Claro el pasado mandato. «La disponibilidad de estos locales no ha sido negada por el Ayuntamiento», decía el Síndic, por lo que si estaban vacíos, uno debía ser para la portavoz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine