El 71% de los vecinos cree que la planta de basuras sería un grave problema ambiental

El informe sociológico de la UA revela que los cojenses apuestan por fomentar la agricultura ecológica

05.06.2016 | 09:43
Antonio Aledo, Beatriz Nadal y una alumna de la UA presentan los resultados del estudio.

El Ayuntamiento de Cox deberá de seguir trabajando para impedir que se ubique una planta de transferencia de basuras en el municipio, preservar la huerta y potenciar la agricultura ecológica y las exportaciones agroalimentarias a otros países. Esas son las directrices que han marcado los vecinos al gobierno municipal, que ha desarrollado una encuesta en colaboración con el Departamento de Sociología de la Universidad de Alicante (UA) para conocer las preocupaciones de los residentes y buscar soluciones. Y el primer mensaje está bastante claro: un 71% de los encuestados afirma que el principal problema medioambiental de la localidad es la posible ubicación de esa planta de desechos en el polígono industrial.

Los resultados de este estudio realizado con encuestas a 361 vecinos fueron presentados ayer por el doctor en Sociología Ambiental de la UA, Antonio Aledo, y la concejala Beatriz Nadal. Se trata de un municipio pionero en la Vega Baja en realizar este tipo de trabajo para conocer la percepción de los vecinos sobre múltiples aspectos, entre ellos lo relacionado con los residuos sólidos urbanos. Éste ha sido uno de los principales quebraderos de cabeza de los vecinos desde que conocieron que se pretendía emplazar allí una planta de transferencia de desechos. Eso es algo que el 78% de los encuestados considera que afectaría de forma negativa al municipio, siendo sus dos principales preocupaciones la posible emisión de olores, la emisión de lixiviados y los efectos negativos sobre su industria agroalimentaria. En cuando a la disposición a reciclar, el 62% está muy dispuesto o bastante dispuesto, aunque casi el 70% no conoce lo que supone el sistema de recogida de basura «puerta a puerta». No obstante el 56,3% está muy o bastante dispuesto a adoptarlo.

En opinión del doctor Aledo, la encuesta revela una contradicción. Aunque hay un rechazo mayoritario a la planta de basuras no se vincula con una misma predisposición a reciclar. Su hipótesis es que existe «un rechazo a la forma tradicional en la que se han gestionado los residuos en la Vega, con el fracaso de los modelos de vertederos y la corrupción, lo que revela una falta de confianza de los vecinos. Eso lleva a la reflexión sobre la necesidad de implantar un modelo de gestión distinto, participativo y honesto». Y es ahí donde debe actuar el Ayuntamiento. La concejala Nadal cree que ahora hay que trabajar la educación ambiental con los vecinos porque «no podemos sólo oponernos a la planta, sino empezar a concienciar, explicar qué es el modelo de recogida puerta a puerta y que todas las decisiones que se adopten vengan a partir de las propuestas vecinales». Eso es algo que la edil ha recomendado igualmente al Consorcio de Residuos de la Vega, que realice algún estudio similar en la comarca para conocer la percepción ciudadana sobre la implantación del Plan Zonal y saber lo que quieren los residentes.

Agua y huerta

Otro de los asuntos más destacables de este estudio es que los cojenses creen que para desarrollar el municipio se debería transformar la marca Cox en una marca ecológica ampliamente conocida en el mercado, aumentar las exportaciones agroalimentarias y desarrollar la agricultura ecológica. De ahí que el deterioro de la huerta tradicional sea otra de las principales preocupaciones, así como la escasez de agua para regadío o la contaminación del suelo agrícola por pesticidas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine