Críticas de la AUGC

Una extranjera se rompe la rodilla al sentarse en una silla rota del Cuartel de Torrevieja

Uno de los asientos de plástico de la oficina tenía un cartel que advertía del mal estado pero estaba escrito en castellano y la herida es una extranjera, asegura la Asociación Unificada de la Guardia Civil

31.05.2016 | 12:01
La silla con el cartel advirtiendo del peligro

Tiene 70 años, ha entrado a presentar una denuncia en el Cuartel de la Guardia Civil de Torrevieja y ha salido en camilla camino del Hospital. Así lo ha denunciado la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) en un comunicado en el que critica el estado de abandono de parte del mobiliario de la oficina de denuncias. Los hechos han ocurrido sobre la una de la tarde. La mujer, de nacionalidad extranjera, "se ha sentado en la silla rota y ha tenido que ser atendida in situ por una ambulancia y posteriormente trasladada al Hospital de Torrevieja con una posible fractura de rodilla", explica la AUGC, que añade que la silla tenía un cartel que tuvieron que poner los agentes advirtiendo de su mal estado, pero "el cartel estaba en español y la señora no lo entendió. Ahora si, ya ha dado órdenes de retirar esa silla».

Este incidente se produce cinco días después desde que AUGC Alicante denunciara "la presión sobre los agentes destinados en Torrevieja por parte del comandante jefe del acuartelamiento y el mal estado del material y las instalaciones del cuartel de la Guardia Civil de Torrevieja". Sobre estos hechos ya publicó el diario que la asociación aseguraba que se espiaba a los guardias. Ahora se ha ordenado que los "agentes, cuando vayan al cuartel para llevar una persona detenida o atender cualquier urgencia que se presente o se les ordene, han de dejar los vehículos dentro del acuartelamiento bien cerrados con llave, cosa que comprobará él personalmente y expedientará disciplinariamente a quien no cumpla lo ordenado. Sin embargo no atiende a los requerimientos y advertencias de los Agentes a sus órdenes cuando le advierten de que en la sala de espera de la oficina donde se reciben las denuncias de los ciudadanos, había una silla rota que podría causar alguna desgracia".

Mientras tanto, los guardias civiles seguirémos siendo observados minuciosamente por el ya citado oficial y no se le escapará que llevamos los zapatos sucios, la camisa desabrochada, la gorra bajo el brazo, o cualquier otra minucia; pero él posiblemente seguirá sin enterarse de que la inmensa mayoría de ciudadanos que formulan denuncias en el Cuartel de Torrevieja no saben leer español. Este no es el único incidente registrado en la Benemérita pues hace dos semanas dos coches colisionaron entre sí durante una persecución.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine