11 de mayo de 2016
11.05.2016
TRIBUNA

El «sorpaso» torrevejense

11.05.2016 | 17:58
El «sorpaso» torrevejense

La evidencia tras la salida del gobierno ocal de Torrevieja del Partido Popular y de Eduardo Dolón como alcalde es obvia. Las decisiones que tienen que ver con la vida de los que vivimos en la Ciudad de la Sal no se toman en el salón de plenos del Ayuntamiento. Hoy, Torrevieja es dirigida desde un despacho oscuro, con mucho humo, a medio camino entre Valencia y Alicante, jugando con la imagen, el nombre y el futuro de la quinta ciudad de la Comunidad Valenciana y la tercera de la provincia.

Los acuerdos post-electorales, urdidos por seis partidos políticos para pasar a cuchillo a Eduardo Dolón hace ahora casi un año no eran gratuitos, tenían un peaje. El pago de estos perdedores ha sido que Torrevieja no sea gobernada libremente por los concejales que conforman el gobierno «Frankenstein», ideológicamente contradictorio en todo, menos en una cosa: arrinconar al PP. Lo ocurrido en sesiones plenarias pasadas, en las que sin disimulo hemos visto cómo desde fuera de la ciudad visitaban al alcalde señores indicándoles el camino, deja muy claro cuál es la independencia y objetivo de la gestión municipal del gobierno de seis partidos. Su interés no es Torrevieja, su objetivo es hundir a Eduardo Dolón y al Partido Popular; y si por el camino se daña o se hunde Torrevieja, como les importa un pepino este municipio a los que lo dirigen desde fuera, se hunde y punto.

La campaña para las elecciones municipales del 2019 ya ha comenzado. C's en Torrevieja ya sabe que pasado un año no es alternativa al Partido Popular. Se han quemado como opción de futuro y, al tiempo, se han convertido en el mejor combustible para Podemos. Los Verdes y Sueña Torrevieja, la base de Podemos en el Ayuntamiento, sobreviven gracias a que la única concejala con sueldo pleno en la oposición, Paqui Parra, de Ciudadanos, no hace oposición. Bueno, solo se deja llevar por quién ha enterrado boca abajo al PSOE salinero, una concejala socialista de Villajoyosa. Lo cual es muy poco. Es decir, C's apuntala al Gobierno, previo pago de 2.400 euros al mes, en catorce pagas.

Gracias a ello, el pasado 20 de diciembre Podemos e Izquierda Unida ya dieron el «sorpaso» en Torrevieja. Gracias a la acción política de absoluta entrega de Ciudadanos a los perdedores de extrema izquierda, Podemos consiguió ser la segunda fuerza más votada. Y gracias a la ayuda absolutamente activa de Albert Rivera y de lo que representa, al infumable pentapartito, hoy digo claramente que Torrevieja entera sabe por experiencia propia que votar a Ciudadanos es votar a quién permite gobernar a Podemos, a Izquierda Unida y al residual Partido Socialista.

Torrevieja es el ejemplo único de Ciudadanos que, amparado en una regeneración que no engaña a nadie ya, impulsa un día tras otro a la extrema izquierda. La misma que tras engullir a IU se comerá a Ciudadanos. Advertidos quedan ustedes. Nunca digan que nadie les avisó. Pueden sentirse estafados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine