Torrevieja

Esos «pingüinos voladores» de las Eras de la Sal

Una treintena de cormoranes comunes encuentra refugio y sustento seguro en el Puerto

06.04.2016 | 07:40
Esos «pingüinos voladores» de las Eras de la Sal

Refugio en el Puerto. El cierre al público del recinto de las Eras de la Sal durante el invierno y parte de la primavera permite que una amplia colonia de cormoranes comunes lo utilice para refugiarse.

Una colonia de cormoranes comunes ha hallado el mejor lugar de descanso y dormidero en el recinto municipal de las Eras de la Sal, cerrado al público la mayor parte del año. En los dos muelles embarcaderos de mampostería históricos y sobre el monumento dedicado a las habaneras se puede contemplar la estampa de hasta una treintena de ejemplares casi todos los días. Han encontrado el mejor lugar para pasar el invierno y... comida asegurada. A escasos cien metros desembarca sus capturas de pescado azul la flota de cerco más importante de la provincia.

Pero tampoco renuncian a buscarse la vida. Son aves a las que se les ve realizando sus espectaculares capturas a lo largo y ancho de la dársena: pueden estar más de un minuto sumergidas, recorrer distancias considerables bajo el agua, hasta el punto de perderlas de vista y capturar peces de gran tamaño. Son negras, grandes, más de un metro de longitud y 1,60 de envergadura; y aunque son frecuentes, no todo el público, sobre todo el de secano, los identifica. El Ayuntamiento de Torrevieja ha recibido llamadas asegurando que habían descubierto una especie de pingüino mediterráneo.

No es difícil confundirlos, sobre todo en el caso de ejemplares jóvenes con una veta de pelo blanco en el pecho. Además, cuando avanzan por tierra firme son igual de torpes. Pero cuando despliegan las alas para secarlas, y es algo que hacen mucho, hasta el observador más despistado sale de dudas.

Nidificar

Al contrario que la mayoría de las aves acuáticas el cormorán carece de la protección que les permita contar con plumas del todo impermeables. Se cree que no lo son para poder realizar una inmersión más efectiva. Cada vez que se zambullen deben secarse para poder remontar el vuelo de nuevo. Un vuelo que también es singular, rasante al mar y en muchas ocasiones en grupos de dos y tres ejemplares. Estos cormoranes nidifican en verano en las Islas Británicas, Holanda y Alemania aunque algunas parejas se han adaptado en España a embalses del interior y ríos. Pronto comenzarán a escasear en las costas de Torrevieja, coincidiendo con la época estival.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine