Orihuela

El cielo se abre para la Pasión

Orihuela da calor a una fría y húmeda noche en la que miles de personas arroparon a El Perdón y El Ecce-Homo

24.03.2016 | 01:25
El cielo se abre para la Pasión

La Samaritana y El Prendimiento cerraron la procesión tras la lluvia del Lunes Santo.

La Cruz Guía del Perdón, dando paso a decenas de pequeños nazarenos de túnicas y capas negras, abrió anoche la procesión del Martes Santo en Orihuela, más larga de lo habitual porque incluyó a las dos cofradías que no pudieron desfilar el Lunes Santo por culpa de la lluvia: La Samaritana y el Prendimiento. Fue una noche húmeda, fría y desapacible donde el calor de miles de personas arracimadas en las calles ayudaron y mucho a los nazarenos en su desfile procesional.

Tras los niños los heraldos acompañaban a la cofrade porta-guión, Rocío Valle San Nicolás. Los toques de clarines dieron paso a cientos de nazarenos acompañados por músicos de Desamparados, Benferri, Tobarra o Alcázar de San Juan, con piezas de gran solemnidad como «Cristus a venia (Cristo Perdona)», «La Verónica» o «El Cristo del Calvario». Como es tradicional, los cuatro tercios, cada uno con su fajín de un color distintivo, acompañaba a cada una de las imágenes. El primero era Nuestro Padre Jesús de la Caída, de Salzillo –este año se ha restaurado el cirineo que sostiene la cruz y fue escoltado por agentes del Cuerpo Nacional de Policía junto a la Centuria Romana–; le seguía La Verónica, de Díez; a continuación iba el trono del Calvario, de Galarza; y cerraba el de María Santísima del Perdón, obra de Quintín de Torres.

A continuación, otras túnicas negras, pero con capa y capirote púrpura, las de la Cofradía del Ecce-Homo, comenzaron el traslado de sus dos tronos. Los más pequeños abrían el desfile procesional, dando paso a la Cruz Penitencial mientras se escuchaban los tradicionales toques de tambores.

A continuación, encabezaba el desfile el tercio de la Guardia Pretoriana, siempre espectacular, con el pretor XIII, cargo que este año ha correspondido a Pablo Vidal Albaladejo, dando paso al primer trono, La Sentencia, de Víctor Ríos. Y cerrando la procesión del Martes Santo llegó la segunda obra de Salzillo que salía en procesión en Orihuela, el Ecce-Homo también con tallas de Rabaza, un trono que ha sido plateado este año como principal novedad.

Cerca de las 23.30 horas comenzó el desfile de La Samaritana y, a continuación, El Prendimiento, que concluyeron el traslado de los tronos de madrugada pero con la satisfacción de haber podido cumplir con una tradición y muestra de fe.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine