Torrevieja

Urbanismo clausura el centro de oportunidades al carecer de licencia

El Ayuntamiento envió a la Policía Local para desalojar las instalaciones de 1.800 metros cuadrados/ El recinto abierto en 2008 y que cambió de actividad en 2012, no cuenta con hidrantes

25.02.2016 | 08:28
Urbanismo clausura el centro de oportunidades al carecer de licencia

La Concejalía de Urbanismo y Actividades del Ayuntamiento de Torrevieja ordenó ayer la clausura de una superficie comercial de más de 1.700 metros cuadrados de espacio de venta, en la céntrica calle Apolo, por carecer de licencia de apertura y presentar deficiencias de seguridad. Agentes de la Policía Local adscritos al área de Urbanismo acudieron a este centro de oportunidades pasada la una de la tarde y fueron desalojando de forma paulatina el recinto sin permitir la entrada de más público.

Este local de la calle Apolo, muy cerca de su confluencia con la Avenida de Diego Ramírez, abrió sus puertas en 2008 como supermercado. En 2012, la misma firma comercial, transformó el negocio de alimentación en venta de productos a bajo precio derivados de la amplia red de tiendas con las que cuenta la marca en toda España.

Además de no haber tramitado la licencia ambiental preceptiva en su día, según el acta de inspección realizada por los técnicos municipales, el local carecía de algunas medidas de seguridad para autorizar su puesta en marcha. La gerencia ha solventado la mayoría de esas deficiencias, pero no la principal. Algo que ha derivado en la orden de cierre inmediata: la falta de un hidrante que los servicios de emergencia y los bomberos puedan utilizar en caso de incendio. El centro alegó que todo el recinto contaba con un sistema anti-incendios a través de una red de vaporizadores, algo que la normativa considera insuficiente para locales de esas dimensiones. Una vez que la empresa instale el hidrante la autorización se agilizará.

Este cierre es el último de una larga lista desde que el nuevo gobierno municipal asumió la gestión municipal. La acción de Urbanismo en estos últimos ocho meses se ha centrado en garantizar la seguridad de los propios edificios municipales que no cumplían la legislación –como es el caso del Teatro Municipal, el Centro Cultural o el Mercado de Abastos– pero también en establecimientos privados, en especial con afluencia de público y sin licencia. Algo que, por otra parte, ha acelerado las actualizaciones de licencias, obras para garantizar la seguridad y autorizaciones por parte de particulares para no verse expuestos a un cierre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine