Campanadas en «modo avión» en Orihuela

Dos estudiantes recogen firmas para pedir que los campanarios de la ciudad dejen de tocar a horas intempestivas

17.02.2016 | 09:30
Play
Campanadas en «modo avión» en Orihuela

Algunas iglesias del centro dan la hora hasta medianoche y el de la catedral las 24 horas del día.

Cuando hace cerca de un año y medio Alejandro Berenguer y Manuel Maciá llegaron a Orihuela desde Elda y Novelda, respectivamente, para estudiar Ciencias Políticas, lo último que imaginaron fue que el sonido de las campanas de la ciudad, con más de una treintena, sería un obstáculo para sus estudios... y para su descanso. Estos dos jóvenes, cansados de escuchar el sonido de las campanas durante las 24 horas al día, y tras comprobar que su queja es compartida, aseguran, por numerosos vecinos del centro de Orihuela, han iniciado esta semana una recogida de firmas para que el único reloj que continúa dando las horas por la noche (cuartos y medias incluidas), el de la Catedral, también se tome un descanso nocturno.

Estos dos jóvenes remitieron el pasado jueves un escrito formal al Ayuntamiento para que haga cumplir la Ley 7/2002 de la Generalitat Valenciana de Protección contra la Contaminación Acústica que establece el nivel de ruido y el horario permitido de los diferentes edificios y locales públicos y privados «y que para edificios culturales y religiosos es de 45 decibelios», señala uno de los jóvenes. Petición que, de momento, no ha obtenido contestación. Tampoco han recibido respuesta de la Iglesia, que «no nos ha querido escuchar», lamentan estos estudiantes.

Por su parte, Jose Luis Satorre, párraco de la iglesia de las Santas Justa y Rufina, aseguró ayer a este diario que no tiene conocimiento de esta queja ni de la petición de reunión formal remitida por los jóvenes, «que yo sepa, –dijo– no sé si hay alguno más, el único reloj que suena durante la noche es el de la Catedral, el de esta iglesia no está operativo desde medianoche hasta las 7 horas, precisamente para no molestar».

Este es justo el horario que piden Alejandro y Manuel para que reine el absoluto silencio en las calles de la ciudad, al menos en cuanto a campanas se refiere. Es más, «incluso algunos vecinos, cuando les hemos consultado nuestra iniciativa, nos han pedido que en la recogida de firmas ampliemos el plazo a las 22 horas, pues muchos apuntan que tienen hijos que se van a dormir más pronto o que ellos mismos se acuestan antes de las doce por trabajo».

En apenas dos días desde que comenzaron la recogida, en algunos comercios de la Avenida de España, donde residen (a escasos metros de la Catedral), han obtenido 100 firmas, cifra que piensan ampliar en los próximos días «cuando tengamos el permiso de más establecimientos, pues algunos están pendientes de aprobación por parte de los dueños y también queremos ampliarlo a otras zonas», alrededor del perímetro de la Catedral.

Alejandro y Manuel insisten en que no entienden «cómo pueden sonar las campanas 24 horas al día», situación que aseguran no han vivido nunca en su ciudad natal, ya que «el ruido es tan molesto que este año me he cambiado de piso, el año pasado vivía aún más cerca, entre dos iglesias, y era completamente imposible descansar», aseguran.

Los jóvenes tienen previsto crear en los próximos días una página de Facebook que recoja los establecimientos donde los interesados puedan sumarse a estas reivindicaciones que, esperan, lleguen a buen puerto. La historia de Orihuela es también la de sus campanas y el tiempo que han marcado durante siglos, incluso cuando quieren «silenciarlas».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine