Siete menores piden perdón tras pintar grafitis en la Vega Baja

La Policía Local identifica a los autores de múltiples pintadas que ahora tendrán que pagar los daños

14.01.2016 | 00:45
Siete menores piden perdón tras pintar grafitis en la Vega Baja

No volveré a pintar grafitis en sitios no autorizados. Esa es quizá la lección aprendida por siete menores que han sido identificados por realizar numerosas pintadas en diversas paredes y espacios al aire libre de la localidad de Rafal y en otros municipios de la comarca durante las últimas semanas, provocando destrozos en sitios como el arco de los «Santicos de la Piedra» de San Bartolomé, catalogado como elemento protegido en el PGOU de Orihuela y que data del siglo XVIII. Los padres de los jóvenes han sido informados de estos hechos y, aunque los grafiteros han pedido perdón, no será suficiente para resarcir el daño, por lo que ahora tendrán que pagar el coste de borrarlos.

La Policía Local de Rafal puso en marcha un dispositivo especial de vigilancia para tratar de identificar a los grafiteros que estaban realizando pintadas por la zona. Los jóvenes utilizaban alias en la realización de las pintadas, por lo que una vez identificados, se les ha podido vincular con las diferentes actos vandálicos aparecidos en otros lugares. De hecho, cuando se produjo la identificación de algunos de ellos, otros trataron de borrar pintadas realizadas por ellos en el polideportivo de Rafal, probablemente para evitar que identificaran su firma. Los menores fichados son residentes en Rafal y Orihuela, concretamente en la pedanía de El Mudamiento.

Según el jefe de la Policía Local de Rafal, José Cristian Cañizares, la colaboración entre los investigadores de la Policía Local de Rafal y Orihuela «ha sido determinante para poder identificar a los grafiteros y relacionar las pintadas de Rafal con las aparecidas en la vecina partida oriolana». El mismo destacó ayer que los menores han pedido perdón y sus familias se han comprometido a borrarlas o, en su casa, pagar el coste de los trabajos.

Con esta actuación la Policía quiere dejar constancia de que pintar grafitis en lugares no permitidos no sale gratis y disuadir a los jóvenes que pretendan realizar estas prácticas, recordando que anualmente se celebran numerosos concursos y actividades en los que pueden exhibir su arte con el espray sin causar daños al patrimonio y a los bienes públicos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine