TRIBUNA
A Sotavento

Por sus obras les conoceréis

04.01.2016 | 14:16
Por sus obras les conoceréis

Considero positivo conservar la capacidad de asombro. Vivir en Torrevieja donde todo ha sido posible durante la burbuja inmobiliaria convirtiendo este pueblo en el emporio de la chapuza. Por ello resulta una gozada, un día si y otro también, descubrir en estos pagos hechos disparatados que te dejan boquiabierto. Me refiero a las monumentales meteduras de pata, y lo de monumentales nunca mejor dicho. La última de estas hechas tiene su guasa y ha constituido motivo de choteo y hazmerreir a nivel nacional. No es para menos. Construyen el aulario del Conservatorio Internacional de Música, y no sé cuentas rimbombantes denominaciones más, y tras más de cuatro años abandonado como inutil mercancía, el actual gobierno municipal, al pretender darle una utilidad resulta que se encuentra, aseguran, con que carece de las condiciones mínimas para impartir la enseñanzas musicales para las que fue creado. Afortunadamente en esta ocasión no ha sido la edil Fanny Cierra Torrevieja quien ha denunciado la situación. Vinieron a ver el desaguisao los teóricos del Gobierno Valenciano, promotor y pagador (con dinero de todos) del conjunto de? este complejo donde oficialmente se invirtieron más 53 millones de euros. Visité en varias ocasiones las obras de construcción de instalaciones musicales y su auditorio. Pude hacerlo al entablar amistad con uno de sus directores de obra. En una de aquellas visitas ya me percaté de los fallos hoy puestos al descubierto. Que por las puertas y ventanas no cabía un piano para instalarlo en las aulas era obvio. Me llamó más la atención la altura de los techos. Nada que ver con los contemplados en los estudios de danza. Me imaginé al danzarín elevando al cielo a la bailarina y esta agujereando con su cabeza en las alturas la escayola del sobretecho. La excusa es que se concibió como conservatorio para personas con movilidad reducida.


Con el paso de los años me he vuelto algo más prudente. Hace tiempo que me cansé de oir la misma pregunta porque cada vez que cuestionaba cualquier proyecto en ejecución, Me espetaban aquello de: ¿Acaso eres arquitecto?. Mi respuesta siempre fue la misma: Un metro son cien centímetros. Silencio. Antes, con frecuencia, acudía a ver cualquier obra. No existían las medidas de seguridad actuales. Vi como se hizo el edificio La Plasa. Por ello me negué a acudir a los cines instalados en este fallido mini centro comercial. Incluso antes de conocerse que ningún arquitecto quiso certificar la seguridad de aquello. Respecto al Teatro Municipal, proyecto presentada en el MOMA de Nueva York como paradigma de la arquitectura moderna, ahí esta cerrado a cal y canto a la espera de subsanar las deficiencias que permitan se reapertura. Después de doblar su presupuesto inicial con cargo al Ayuntamiento «por vicios ocultos». Creo recordar que al final se pagaron un total de 9,6 millones y Torrevieja sigue con su teatro cerrado y la gestión de este turbio asunto pendiente de los tribunales. Personalmente hice de tripas corazón y asistí en el 2006 a su acto inaugural.


No he vuelto ni volveré a pisar nuevamente el incomodísimo teatro. Cuando lo construían estos ojitos negros que Dios me ha dado contemplaron una grieta en un forjado de hormigón. Fue un ver y no ver porque lo ocultaron rápidamente. Los Muertos no hablan. Que me esperen.


Y todavía hay quienes se extrañan de que se relacionen las obras públicas -y las que no lo son- en este pueblo con comisiones, las trampas y los enredos. Qué cara tienen algunos carotas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine