TRIBUNA

Ronaldo y ¿Samper?

04.01.2016 | 14:16

La política me ha abierto nuevas puertas en 6 meses: he descubierto que puedo competir con Cristiano Ronaldo o con el boxeador Mayweather. Pero no en el plano deportivo. Resulta que según afirman fuentes del PP y publicitado por el Diario Información mis retribuciones como concejal son de «30 euros al minuto». En 6 meses siguiendo esta proporción habría cobrado 8. 553.600 ?. Sin ser ni tan guapo ni tan fuerte. Bromas aparte, y valga la redundancia, no me parece ninguna broma hacer demagogia barata con mis retribuciones como primer teniente alcalde de Torrevieja, concejal de Deportes y Juventud y portavoz del Grupo Municipal Sueña Torrevieja, en un intento de desprestigiar mi labor al frente de estas áreas así como mi trayectoria profesional.


Soy un autónomo más de los cerca de dos millones que hay en España. Cada último de mes, desde el año 2007, pago religiosamente mi cotización a la seguridad social porque, como ya anuncié en julio unos días después de tomar posesión, RENUNCIÉ A TENER NÓMINA en el Ayuntamiento de Torrevieja, sigo ejerciendo, en el poco tiempo que me queda, mi profesión de Gestor Administrativo que obtuve tras licenciarme en Ciencias Políticas y superar una prueba pública de acceso a la profesión, y solo percibo del Ayuntamiento las asistencias que por ley me corresponden, si asisto a ellas (si tengo una gastroenteritis o si combato contra Mayweather y quedo KO, no las cobraría al no asistir). Esas mismas asistencias que también cobran algunos concejales del PP, exceptuando las Juntas de Gobierno que ya no les corresponden al estar en la oposición (ya era hora después de 28 años haciendo caja) que compaginan además con tener nómina en la Diputación de Alicante, el último reducto de poder azulón.


Durante estos 6 últimos meses, por tanto, mi única retribución en el Ayuntamiento han sido las asistencias a órganos colegiados, en los que se plasma el trabajo del Equipo de Gobierno que nos ocupa las 24 horas del día, los 365 días del año, percibiendo en este tiempo un total de 12.054 euros, a lo que hay que restar el IRPF ya que están sujetas a tributación, más el 8% que destino como donación al partido en el que milito, Sueña Torrevieja, cumpliendo con el código ético al igual que mi compañero Alejandro Blanco.


En otras palabras, HE PERCIBIDO ÚNICAMENTE unos 1.500 euros al mes «limpios» desde el mes de junio. Además, y lo más importante,  mi renuncia a tener nómima municipal supone un ahorro a los torrevejenses de unos 13.000 euros en estos seis meses (7.000 euros en salario y 6.000 euros en seguridad social), lo que al año son más de 25.000 euros y en toda la legislatura un ahorro de 100.000 euros al Ayuntamiento. Así mismo, si añadimos que no dispongo de persona de confianza, el ahorro anual rondaría los 45.000 euros, 180.000 euros en toda la legislatura. No me quedo ahí, sino que debido a mi menor dedicación en mi empresa, he podido crear un nuevo puesto de trabajo, hacer indefinido a otro trabajador y capear una crisis que nos tiene sumidos desde 2009 con sus años más funestos en 2011 y 2012, en pleno éxtasis de recortes del Gobierno que parece que ya nunca será de Rajoy. Pero no interesa un titular sobre todas estas cifras reales. Ni a la oposición del PP tampoco. No conviene hablar de currículums laborales, cotizaciones a la seguridad social a lo largo de la vida laboral, sueldos de alcalde superiores a los de muchos presidentes de Comunidades Autónomas, compatibilidades tumbadas por los tribunales? etc, etc? Y es que como anuncié durante la campaña electoral, he llegado a la política para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, no para vivir de ella. Para ello trabajaré intensamente desde mis concejalías por transformar Torrevieja, hacer de mi ciudad un lugar accesible y acogedor y si en 2019 no obtengo el voto de los ciudadanos para ser de nuevo su representante, no pasará nada, volveré donde he estado siempre y donde sigo siempre.  ¿Dónde irían esos que tanto difaman a mí y a mis compañeros de gobierno? Lecciones de moralidad del PP en este asunto, ni las quiero ni las necesito.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine