Torrevieja

El centro, otra vez, «patas arriba» por las obras del gas

La empresa levanta la calle Campoamor, tras el parón veraniego, para continuar con la canalización

13.10.2015 | 00:45
Imagen de la calle Campoamor, levantada con las zanjas de canalización del gas natural.

A las obras todavía les restan 5 meses más.

El caos veraniego del tráfico en el centro de Torrevieja se suele rebajar en otoño, con el regreso de los turistas residenciales a sus lugares de origen. Sin embargo, las que han llegado tras el parón estival y para quedarse son las obras de canalización del gas ciudad, en especial a lo largo de toda la calle Campoamor. Vallados, zanjas, maquinaria... durante la última semana, sin aviso previo del Ayuntamiento, sin información al ciudadano en la web de la administración local sobre los cortes y los tramos afectados, no solo por estas obras. Durante algún tiempo este servicio sí se ha estado ofreciendo en el portal municipal.

Estas obras están afectando especialmente a la circulación a lo largo de la calle Caballero de Rodas, paralela a Campoamor, perpendiculares y en menor medida, a la calle Ramón Gallud.

Las obras de canalización se iniciaron en febrero de 2014, en el mandato anterior. Se indicó que el grueso de las actuaciones se prolongaría dos años, sin contar los parones estivales, periodos en los que el Ayuntamiento prohíbe este tipo de actuaciones. Gas Natural Fenosa, estuvo negociando durante más de una década la llegada de un servicio con el que ya contaban todas las grandes ciudades de la Comunidad. En todo el proyecto, al que le restan al menos 5 meses de obras de entidad, se invertirán 7 millones de euros en un trazado de red principal de 45 kilómetros, desde San Roque–ya realizado–, pasando el casco urbano de Torrevieja –el que se ha estado ejecutando antes del verano y ahora con enganches a demanda tras una agresiva campaña comercial –, hasta el final de la playa de Los Locos, con capacidad potencial para llegar a 96.000 hogares, aunque el objetivo realista son el 60% del total.

Las zanjas se realizan en paralelo a la acera y la banda de estacionamiento y se emplea un sistema de soterramiento para evitar parar el tránsito. Los problemas de falta de seguridad en las señalizaciones para el tráfico rodado y los peatones y en la información a los vecinos afectados ha sido una constante desde que comenzó el proyecto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine