Torrevieja clausura el Centro Cultural por falta de licencia de apertura

Ningún técnico ha comprobado en 10 años que la obra se ajusta al proyecto inaugurado en 2005 y cumple las normas de seguridad

11.09.2015 | 04:23
Torrevieja clausura el Centro Cultural por falta de licencia de apertura

La decisión paraliza la actividad de tres escuelas municipales y los actos previstos este fin de semana.

El Ayuntamiento clausuró ayer de forma cautelar el Centro Cultural Virgen del Carmen por carecer de licencia de apertura. Este edificio municipal, de planta baja y tres alturas y 1.582 metros cuadrados, alberga los principales equipamientos culturales de Torrevieja, c0n un auditorio para 320 personas, una sala de exposiciones, aulas de estudio y es además sede de tres escuelas municipales –danza, pintura y fotografía– que deberían comenzar las clases el lunes.

La decisión, que a afecta a cientos de usuarios diarios de este recinto, se adoptó por la vía de urgencia al ser informado el concejal de Patrimonio Víctor Ferrández por parte un arquitecto municipal que el recinto carece de licencia de apertura desde su inauguración el 29 de junio de 2005.

El escrito del técnico dice que «el edifico no cuenta con licencia de apertura, por lo que no se puede garantizar el cumplimiento de las condiciones generales de seguridad a las que se refiere el art.4 de la Ley 14/2010». Esa autorización se otorga en el momento en el que los técnicos municipales comprueban mediante una inspección que la obra ejecutada se ajusta al proyecto aprobado. Inspección que no se ha llevado a cabo en once años y que se abordará ahora. El cierre se prolongaría solo por unos días si no detecta irregularidades graves. Aunque Aunque al tratarse de un centro con capacidad para más de 600 personas también necesita informe favorable de la Conselleria de Presidencia.

Para anunciar esta resolución comparecieron a las tres menos cuarto de la tarde el alcalde José Manuel Dolón (Los Verdes), la edil de Urbanismo Fanny Serrano (PSOE) y el concejal de Patrimonio Víctor Ferrández (IU). Éste último explicó que se interesó por el procedimiento administrativo necesario para ceder las instalaciones a colectivos locales. Hasta junio se realizaba de forma verbal por parte de la gerente de Cultura elegida a dedo por el anterior alcalde. Al intentar regularizar el trámite para que las cesiones se aprueben en junta de gobierno se pidió informe a los técnicos que fueron los alertaron de la falta de licencia.

«¿Ustedes qué harían?»

El alcalde José Manuel Dolón (Los Verdes) agregó que después de conocer esta «grave irregularidad» no puede «asumir una situación de riesgo para las personas. Nunca ha pasado nada, pero ¿Y si pasa? ¿Ustedes qué harían?», además de anticipar que se pueden emprender acciones legales por la «negligencia» de los anteriores responsables. La edil de Urbanismo Fanny Serrrano (PSOE) tachó a los anteriores equipos de gobierno del PP como una «panda de irresponsables.

Serrano aseguró que los técnicos tienen muy claro que un edificio municipal no puede funcionar sin esta licencia frente al criterio de anteriores concejales de Urbanismo del PP que cuestionaban la necesidad de que un inmueble municipal exigiera ese requisito. Serrano, aseguró que los cierres de actividades «relacionados con el riesgo para la seguridad de las personas» puedan ser tratados por la oposición del PP «con ironía y con un tono de cachondeo» e incluso con campañas en las redes sociales «bastante desagradables». La edil ha ordenado el cierre de tres discotecas y tres chiringuitos este verano, además del Teatro Municipal, también por carencia de licencia de apertura.

La intención de la concejalía de Patrimonio es que las actividades que se iban a desarrollar a lo largo del fin de semana en el Centro Cultural –en especial la gala de la comunidad asturiana en Torrevieja el domingo con motivos de sus fiestas– puedan desplazarse a otros recintos. Para ello se va a hablar con cada una de las entidades para explicarles las distintas opciones disponibles.

El edificio fue inaugurado por el entonces presidente de la Generalitat Francisco Camps. La ejecución, que se inició en 2003 y terminó en junio de 2005, le costó a un conocido constructor local 5,3 millones a cambio de quedarse con concesión de sus tres plantas de aparcamiento subterráneo –tras varios procesos en los que el concurso quedó desierto–. Algo que el alcalde Dolón tildó ayer de «pelotazo», para matizar que de momento este aparcamiento de 300 plazas no está afectado por la resolución.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine