Vega Baja

Varios municipios rechazan la oferta de Ortiz para instalar la planta de transferencia

La adjudicataria lleva semanas buscando una localidad dispuesta a albergar la instalación

26.07.2013 | 13:57
Varios municipios rechazan la oferta de Ortiz para instalar la planta de transferencia
Varios municipios rechazan la oferta de Ortiz para instalar la planta de transferencia

Los representantes de la Unión Temporal de Empresas (UTE) Cespa-Ortiz, adjudicataria del Plan Zonal de la Vega Baja, han contactado en las últimas semanas con distintos alcaldes de la comarca para ofrecerles construir la planta de transferencia de residuos en sus municipios. El principal argumento para intentar convencer a los Ayuntamientos de las ventajas de acoger la instalación pasaría por «vender» las jugosas compensaciones económicas y los puestos de trabajo que generaría la actividad, pero hasta el momento ningún regidor ha dado un paso al frente y se ha postulado a favor de incluirla en su término municipal. La falta de terrenos en los que poner en marcha la actividad, tras el bloqueo del Consistorio de Cox, ha forzado a la presidenta del Consorcio de Residuos, Luisa Pastor, a convocar el lunes una reunión de la comisión de éste órgano para abordar cómo desenmarañar la madeja en la que se ha convertido el intento de poner en marcha la regulación de la eliminación de las basuras.

Han pasado ya más de dos semanas desde que la UTE Cespa-Ortiz presentó en la Diputación de Alicante, donde se encuentra emplazada la sede del Consorcio, el proyecto de construcción de la planta de transferencia que estaba previsto ubicar en el polígono Virgen del Carmen de Cox, un emplazamiento ofertado por la adjudicataria en su propuesta inicial. A esta documentación le acompañaban dos importantes informes más: uno firmado por los propietarios de los terrenos de éste área industrial cojense manifestando su compromiso de no ceder los terrenos a la UTE y otro en el que el Ayuntamiento de Cox ratifica que no se pueden conceder las licencias necesarias para la planta debido a que la última modificación del PGOU lo impide.

En la reunión de la comisión del Consorcio del lunes está previsto que los asistentes aborden este tema, aunque lo más probable es que pasen la patata caliente al Consell para que el gobierno autonómico diga cómo desbloquear la situación.

Variaciones
Diversas fuentes aseguraron ayer de que cualquier modificación en el proyecto inicial presentado por Cespa-Ortiz, como una variación del emplazamiento de la planta de transferencia, tendría que recibir el visto bueno tanto de la Generalitat como del Pleno del Consorcio; si bien todo apunta a que el gobierno autonómico no estaría por la labor de que se produzcan cambios. En principio, sólo la UTE recurrió la modificación puntual del Plan General de Cox que impide que se incluya en su término municipal la planta de transferencia, si bien otras fuentes apuntaron a que el Consell se estaría planteando presentar también alegaciones para intentar dejar sin efecto la prohibición de levantar la planta en suelo cojense.

Aunque a priori se contemplaba la posibilidad de que la polémica instalación pudiera ponerse en marcha en otro de los 26 municipios de la Vega Baja, e incluso se aseguró que algunos alcaldes estaban interesados en llevarla a su pueblo, lo cierto es que el rechazo social que ha motivado el intento de construirla en Cox, y los procesos judiciales que asedian en la actualidad uno de los empresarios participantes en la UTE, el alicantino Enrique Ortiz, habría hecho que esos regidores cambiaran de opinión.

Si el proyecto de la planta de transferencia está ya sobre la mesa del Consorcio pero no hay terrenos donde levantarla, ¿qué ocurrirá ahora? Eso es algo que tendrá que responder en poco tiempo el gobierno autonómico.

Enlaces recomendados: Premios Cine