09 de julio de 2016
Tribuna

Lo último para el acné: tratamiento con Kleresca

31.10.2016 | 18:00

A día de hoy se puede afirmar con claridad algo que la ciencia médica verifica: el acné es una enfermedad y debe tratarse como tal. De hecho, es una de las enfermedades dermatológicas más frecuentes ya que aproximadamente afecta a un 80% de la población en algún momento de su vida. Es cierto que suele iniciarse en la adolescencia, etapa complicada de la vida en la que se afianza la personalidad, pero también pueden verse afectadas personas en edad adulta.

El acné tiene una importante repercusión psicológica en los pacientes y afecta a la calidad de vida. Con frecuencia se presentan casos de pacientes que ya han realizado multitud de terapias (tópicas, por vía oral?) y buscan resultados casi definitivos, en otros casos no quieren o no pueden llevar ciclos largos con antibióticos ni quieren sufrir efectos secundarios de otros fármacos. Hay mujeres en edad fértil que no desean posponer mucho el embarazo y precisan resultados lo más rápidos y seguros que se pueda, si algo está claro, es que hoy por hoy se buscan métodos que permitan seguir con una vida social normal.

Para todos estos casos en los que hay un «pero», Centro Dermatológico Estético ofrece el tratamiento con Kleresca, una terapia biofotónica exclusiva en la eliminación del acné, y que para mí es un placer presentar en esta tribuna porque promete resultados esperanzadores todas aquellas personas que padecen acné.

¿Qué es Kleresca?

Kleresca es un tratamiento biofotónico no invasivo que consiste en la combinación de una lámpara LED de longitudes de onda múltiples (415-447 nm) con un gel fotoconversor. El gel permite que un espectro determinado de longitudes de onda penetren en la dermis, consiguiendo eliminar las bacterias responsables del acné, a la vez que estimula los mecanismos de reparación de tejidos, produciendo colágeno y permitiendo la reducción de cicatrices producidas por el acné. De esta forma, la fotobiomodulación que produce Kleresca consigue varios efectos beneficiosos. Los más importantes son la reducción de la proliferación bacteriana y de la inflamación, la formación de colágeno y la normalización de la condición de la piel.

La piel empezará a mejorar conforme las capas más profundas respondan y la actividad cutánea se active. Los resultados más visibles se valoran seis semanas después de empezar el tratamiento y perduran incluso seis meses después.

El secreto de Kleresca es que actúa sobre todos los factores que producen el acné (aumento de la secreción de sebo, hiperqueratosis, colonización de bacterias p.acnes, inflamación). De esta forma por el principio de fotobiomodulación se consiguen los efectos biológicos deseados.

Kleresca también está indicado en el rejuvenecimiento cutáneo, reduciendo las arrugas y mejorando el aspecto general de la piel, aportándole luminosidad y elasticidad.

No debemos olvidar que Kleresca es un tratamiento de uso exclusivo médico. Un facultativo cualificado debe supervisar siempre la aplicación del gel y la exposición a la luz.

En definitiva, aunque el acné es una enfermedad que debemos tratar como tal, el Centro Dermatológico Estético cuenta con un amplio abanico de posibilidades para intentar tratar de mejorar ante todo su calidad de vida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine