07 de noviembre de 2017
07.11.2017

La Policía cree que el detenido cobijaba a magrebíes

Los vecinos se quejaban de rezos nocturnos en casa de Mohamed Alla El Bakhti, que apenas se dejaba ver

07.11.2017 | 01:12

El marroquí de 47 años detenido ayer en Sagunt, Mohamed Alla El Bakhti, acusado de adoctrinar, captar y enviar combatientes yihadistas para el Estado Islámico (EI o Daesh) solía pasar desapercibido y no tenía vida social en la localidad. Sin embargo, este sospechoso de mandar a Irak a un joven de 26 años, que residía en Sagunt y cometió un atentado terrorista suicida con decenas de muertos, era «educado» con sus vecinos. Hasta llegó a ser vicepresidente de la comunida en la finca donde residía desde hace alrededor de 12 años, «después de comprar el piso a toca teja, tras recibir un dinero de Holanda», según ha podido saber INFORMACIÓN.

Los vecinos de la zona, aún perplejos por el amplio despliegue policial y horrorizados al escuchar todos las las acusaciones que pesan contra él, le definían ayer como un hombre callado y reservado, que no tenía oficio conocido y apenas llamaba la atención, excepto en una cuestión: en su piso se vivía a menudo un ir y venir de hombres magrebíes a los que, al parecer, cobijaba; un hecho que, a la luz de las investigaciones policiales, podría estar relacionado con su supuesta dedicación a adoctrinar y reclutar futuros terroristas. «Pensábamos que alquilaba habitaciones. Allí, rara vez se veía a alguna mujer o a niños. Lo habitual eran hombres de mediana edad o más jóvenes», explicaron vecinos.

Con ese trasiego de gente desde hace unos tres años, tampoco era raro oír voces que procedían de allí, bien entrada la noche o la madrugada. Esta actividad nocturna, que incluía el visionado de vídeos o televisión, llegó a provocar quejas de residentes en viviendas cercanas que no podían conciliar el sueño. «Estaban hasta muy tarde y no dejaban descansar», decía una mujer, todavía aturdida al conocerse ayer que, según la policía, Mohamed Alla El Bakhti habría convencido a un joven residente en Sagunt para que se inmolara y cometiera un atentado terrorista en Irak, tras unas tareas de adoctrinamiento entre las que estaba el ver en su casa «vídeos de gran violencia y radicalidad».

Estos ruidos nocturnos hicieron que una noche acabara interviniendo la policía. Fue hace tres años, a raíz de las quejas de un vecino que, harto de conversaciones en voz alta y ruidos a horas intempestivas, terminó cambiando de domicilio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Sucesos y Tribunales

Asociaciones de la Guardia Civil piden la dimisión del número dos de Interior

Critican que Nieto dijera que "la policía está por encima de la media de salario" de los...

Los bomberos rescatan a dos personas del incendio de una casa en la playa de San Juan

Los bomberos rescatan a dos personas del incendio de una casa en la playa de San Juan

El fuego se ha declarado en el quinto piso de un edificio situado en la calle María Moliner

Va a Urgencias por dolor en los testículos y le detienen por abusar de su médico

Va a Urgencias por dolor en los testículos y le detienen por abusar de su médico

El agresor se abalanzó sobre la facultativa cuando fue a entregarle el parte de asistencia

Retiran el informe sobre la vida de la víctima

Retiran el informe sobre la vida de la víctima

No obstante, sí se mantiene en la causa una foto que publicó la joven en una red social

La Policía Nacional decomisa más de 400 plantas de marihuana en Mutxamel

El juzgado de guardia deja en libertad a un vecino de San Vicente detenido como encargado del...

Detenido por abusar sexualmente de su mujer, a la que drogaba durante la cena

El arrestado vertió al menos en dos ocasiones un fármaco sedante en la bebida de su esposa

Enlaces recomendados: Premios Cine