09 de octubre de 2017
09.10.2017

"Cuando la encontraron, todos los barcos tocaron sus bocinas"

Tres días antes del accidente, Sonia Mengod, la regatista rescatada, preguntó a sus instructores qué hacer en caso de caer al agua

09.10.2017 | 11:38
Sonia Mengod, de blanco, junto a parte del equipo que colaboró en su búsqueda y rescate, el sábado por la tarde en Dénia

Los «peores augurios» aumentaban con el paso de las horas

El Mayday se lanzó exactamente a las 11.56 horas y después pasaron unas angustiosas ocho horas hasta que al final llegaron buenas noticias: los servicios de Salvamento Marítimo habían rescatado a Sonia Mengod sana y salva, tras caer de la embarcación con la que participaba en una regata, a 1,4 millas de Dénia.

Rápidamente se conformó un amplio dispositivo de búsqueda entre Cruz Roja, Salvamento Marítimo, Bomberos de Alicante y 112, con cuatro helicópteros y dos embarcaciones. A ellos se sumaron los 40 barcos que competían en la XXI Copa del Canal, que debía realizarse entre Dénia e Ibiza y que fue suspendida.

A pesar de que el mar Mediterráneo está a unos 24 o 25 grados durante esta época del año, la preocupación aumentaba con el paso de las horas. «Es mucho tiempo, un cuerpo humano entra en hipotermia», explica Begoña Alday. Ella es la directora de la Escola Municipal de Vela de València, donde Sonia está inscrita, además de trabajadora de la Federación Valenciana de Vela (FVCV) a la que también pertenece la regatista. Por eso, no dudó en desplazarse hasta Dénia nada más conocer los hechos, para apoyar y ayudar en lo necesario. También se desplazaron hasta la Marina Alta regatistas de otros puntos de la Comunitat Valenciana, como Castelló. «Fuimos con los peores augurios», explicaba ayer Alday, aún emocionada. «El oficial de la regata no podía hablar, la patrona se encontraba peor conforme pasaba el tiempo, los oficiales, los jueces de regata... estaban todos inconsolables», recuerda.

La casualidad quiso que justo tres días antes, Sonia estuviera en la Escuela de Vela, donde se ha iniciado en esta disciplina gracias a la «Mar de Dones», una campaña que animaba a las mujeres a descubrir este deporte, explica la directora. Por esto, recibió formación en varias ocasiones en las instalaciones de València. Siempre mostró «muchísimo interés» por aprender y estaba «ilusionada» ante la regata. De hecho, «cuenta el monitor que el martes preguntó qué hacer en caso de caer al agua», detalla Alday. Seguramente fue esta curiosidad la que le ayudó a mantenerse con vida durante tantas horas.

A las 19.58 horas el helicóptero Helimer 206 vio un punto blanco a 3.2 millas de Dénia, tras «una intensa búsqueda», detallan fuentes de Salvamento Marítimo. Raúl Ares fue el encargado de bajar desde el helicóptero y rescatar a la mujer. Poco después, al recibir la noticia, «todos los barcos de regatas se pusieron a tocar las bocinas, fue maravilloso cuando nos avisaron», rememora la directora.

Esperanza hasta el final

Desde la escuela y la federación quieren agradecer la labor de los equipos de rescate. «No perdieron la esperanza en ningún momento y yo creo que incluso se saltaron algunas reglas, porque ya era de noche», apunta Alday.

Sonia sufría hipotermia y fue trasladada al Hospital La Fe de València, donde le dieron el alta de madrugada, con la prescripción médica de descansar y no hablar de lo ocurrido. Ayer también descansaban sus compañeras. Conchi de Pedro, la patrona, declinó hacer declaraciones, aún afectada.

La regatista forma parte del Natural Ladies, un equipo compuesto exclusivamente por mujeres que ayer agradecía la colaboración a la organización de la prueba, que debía realizarse de Dénia a Ibiza; a los participantes, al Real Club Náutico de Dénia, y a los equipos de salvamento que se volcaron en la búsqueda. «Agradecidas es poco por los grandes profesionales que tenemos a nuestra disposición», manifestaron en las redes sociales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine