27 de julio de 2017
27.07.2017

Intenta matar a su exmujer y a su exsuegra y luego se suicida de un tiro

El padre del agresor alertó a la Guardia Civil de Tavernes que había salido de casa con su escopeta

27.07.2017 | 00:11

Dos mujeres, madre e hija, vecinas de Tavernes de la Valldigna, resultaron ayer heridas graves al recibir sendos disparos por parte de un hombre, exmarido de la hija, que después usó la misma arma para suicidarse. Los hechos ocurrieron alrededor de las 15.30 horas. Juan Manuel G. C., de 35 años y también vecino de esta localidad, llegó con una motocicleta de gran cilindrada a la vivienda de la playa donde veranea la familia de su expareja.

Armado con una escopeta de caza propiedad de su padre, aparcó el vehículo en la entrada del bloque de viviendas, se quitó el casco, lo dejó en una pared y se fue directo a la vivienda en la que comía toda la familia, ubicada en el patio interior del bloque. De camino, retiró la funda al arma y, al llegar a la caseta, disparó primero a la madre, Rosa Ll. M., de 55 años, que resultó herida grave con un tiro a la altura del estómago. La hija, Alba P. Ll, de 32 años, al ver las intenciones de su expareja, salió corriendo de la vivienda escaleras arriba en dirección a la playa y fue en ese momento cuando recibió un disparo que le impactó en la parte trasera del muslo causándole una herida por la que perdió abundante sangre. Finalmente, según señalaron testigos directos de los hechos, el hombre se disparó primero en la cabeza y después en el pecho, provocándose en la segunda ocasión una herida que le causó la muerte. Un vecino del bloque logró quitarle el arma, pero ya era tarde.

La Guardia Civil contabilizó un total de cuatro tiros que se produjeron en el patio interior del bloque. La escopeta era de perdigones, de un solo cañón y con capacidad para cuatro cartuchos. De las dos mujeres heridas, la que se encontraba más grave era la madre, que fue trasladada al Hospital Francesc de Borja de Gandia, donde fue operada de urgencia, mientras que a la hija la llevaron a La Fe, en València, también para ser intervenida. Al cierre de esta edición ambas estaban fuera de peligro.

El suceso causó gran revuelo, ya que ocurrió en pleno centro urbano de la playa vallera, y también conmoción, porque la familia de la chica es muy conocida en el municipio al regentar un negocio, en Tavernes y en Sueca.

La pareja llevaba un año separada y tiene un hijo de dos en común. El hombre tenía una orden de alejamiento impuesta tras la denuncia por violencia machista interpuesta por su exmujer.

E padre de Juan Manuel G. C., que era el dueño de la escopeta de caza, se percató de que el arma no estaba en la vivienda y acudió al cuartel de la Guardia Civil para dar el aviso, aunque no llegó a tiempo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine