Hallan dos nuevos esqueletos humanos junto a objetos de brujería en el Peñón de Ifach

Los submarinistas de la Guardia Civil recuperan los cuerpos encontrados ayer, que también estaban envueltos en sábanas. El primer esqueleto estaba completo. Los restos óseos tendrían alrededor de unos 20 años de antigüedad

29.08.2016 | 13:35
Hallan dos nuevos esqueletos humanos junto a objetos de brujería en el Peñón de Ifach

Los submarinistas de Benissa y Calp descubrieron lo que podría ser un extraño cementerio submarino. Y se halla allí donde han realizado miles de inmersiones, en las aguas del Peñón de Ifach de Calp y en las rutas submarinas de la Roca Plana y el Nido del Águila.

Los buceadores del centro de les Basetes de Benissa recogieron del fondo marino durante la mañana del sábado, como adelantó ayer en exclusiva este diario, una sábana anudada. Al llegar a puerto y desatar los nudos, hallaron un esqueleto humano completo y objetos que remiten a un ritual que podría estar relacionado con la brujería o la santería. Allí había plumas, laurel, ramitas con inscripciones de nombres de personas y un cayado (bastón de madera) partido por la mitad.

Pero ese siniestro hallazgo no fue puntual. Submarinistas de un centro de Calp descubrieron en la misma tarde del sábado, sobre las 16 horas, otro paquete similar sumergido muy cerca de donde se descubrió el primero, en la Roca Plana. Y por la noche, los buceadores de les Basetes, durante una inmersión nocturna, hallaron otra sábana que envuelve también restos humanos. Éste último fardo, hallado en el Nido del Águila es, eso sí, de dimensiones más grandes que los dos anteriores según ha podido saber este periódico.

Los buceadores señalizaron los paquetes con boyas durante la pasada noche ya que no quisieron tocar nada, puesto que la Guardia Civil, tras la aparición del primer esqueleto durante la mañana de sábado, abrió una investigación para esclarecer los hechos.

Hasta 3 cadáveres encontrados
A primera hora de la mañana de ayer los dos clubes de buceo colaboraron con los submarinistas del GEAS de la Guardia Civil. Desde el final del paseo Príncipe Felipe (rodea por la costa la cara norte del Peñón), se atisbaban tres embarcaciones, las de los submarinistas de Benissa y Calp y la de los especialistas de la Benemérita, quienes recuperaron los dos nuevos paquetes e inspeccionaron el fondo marino en busca de algún otro fardo que pudiese haber. Por tanto, hasta ahora al menos se habrían hallado tres cadáveres.

El primer esqueleto estaba completo. Los restos óseos tendrían alrededor de unos 20 años de antigüedad según las investigaciones de la Guardia Civil. Se habrían desenterrado con la intención de introducirlos en la sábana anudada junto a objetos que podrían también remitir a un ritual satánico, posibilidad que la investigación de los agentes no descarta.

En cualquier caso, a quien recorre el tramo final de este paseo marítimo, no se le escapa la enorme fuerza telúrica del Peñón, que aquí se alza vertical e imponente.

De hecho, en las escarpadas rocas hay pintadas funerarias recientes (la última es de este mismo año), así como distintas flores. Hay familias que arrojan aquí las cenizas de sus seres queridos una vez incinerados. El ritual de los paquetes con esqueletos podría también estar relacionado con prácticas mortuorias esotéricas. Esta hipótesis ha cobrado fuerza tras el hallazgo de las dos nuevas sábanas anudadas y que contienen más restos humanos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine