Condenado a dos años un exdirectivo de Vissum por quedarse 215.788 euros

Los jueces consideran probado que el procesado desvió fondos de la empresa a sus cuentas sin que hubiera una causa que lo justificara

28.11.2016 | 14:21
Condenado a dos años un exdirectivo de Vissum por quedarse 215.788 euros

La denuncia fue presentada por el oftalmólogo Jorge Alió, que ejerció la acusación particular.

La Audiencia de Alicante ha condenado a dos años de cárcel al exdirector general de Vissum, Luis Martín de los Santos, acusado de haberse apropiado de 215.788 euros de la empresa, según el fallo al que ayer tuvo acceso este diario. La sentencia considera probado que el ejecutivo transfirió el dinero a sus cuentas en un total de 19 transferencias bancarias sin que hubiera causa que los justificara. Los hechos fueron denunciados por el oftalmólogo Jorge Alió que actuaba como acusación particular en este proceso. La Audiencia le condena por un delito continuado de apropiación indebida y obliga a indemnizar a los perjudicados con el dinero robado.

La pena es un año inferior a los tres que pedía la Fiscalía y muy por debajo de los seis que reclamaba la acusación particular. El procesado, que estaba defendido en el juicio por el abogado Moisés Candela, alegaba que ese dinero correspondía al pago de su nómina, una versión que el tribunal no ha creído. Los hechos ocurrieron entre los años 2006 y 2011 durante el plan de expansión de la red de clínicas y el dinero pertenecía a la empresa Adquisiciones Patrimoniales SL. El acusado aseguró en el juicio que ordenó las transferencias bancarias a sus propias cuentas personales, aduciendo que era a cuenta de retribuciones fijas que se le debían, ya que el sueldo de su nómina era inferior a lo que estipuló con Alió.

La Sección Segunda de la Audiencia señala que las acusaciones han acreditado que era Vissum la empresa obligada al pago del salario, por lo que «sin conocimiento» de Alió ordenó transferencias a sus cuentas personales, de una sociedad que nada le adeudaba y que ninguna relación tenía con la actividad que desempeñaba.

La sala señala que tras la apertura al acusado de un expediente disciplinario después de que se descubrieran irregularidades en su gestión se le dio la oportunidad de presentar alegaciones, «no haciendo ninguna el encausado, que bien pudo decir que se trataba de parte de su sueldo impagado como hace ahora».

El fallo señala que el doctor Alió aseguró en todas sus declaraciones por este proceso que el acusado era una persona de su total confianza y que su sueldo se le pagaba a través de nóminas, por lo que no se le adeudaba nada por tal concepto. Según su versión, tuvo conocimiento de las transferencias a raíz de que éste se marchara de la empresa.

Los jueces señalan que durante el juicio no se ha practicado prueba alguna para acreditar que las empresas para las que trabajaba le adeudaran cantidad alguna. La sala ha descartado que en este caso concurra la atenuante de dilaciones indebidas, «ya que estamos en un procedimiento que se inició en diciembre de 2012 y ha sido sentenciado en junio de 2016, tras varios recursos resueltos durante la instrucción que realizó el acusado y la necesidad de cumplimentar exhortos para declaraciones testificales». Por tanto, no creen los jueces que la causa haya estado paralizada de una manera extraordinaria.

Los jueces entienden que en este proceso no hay circunstancias que permitan atenuar la pena, pero tampoco para agravarla, motivo por el que fijan en dos años de cárcel la condena. El fallo no es firme y contra él cabe recurso al Tribunal Supremo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine