Alicante

Localizan por GPS a una menor que se encerró en un baño para evitar que la violaran

La Policía Nacional rescató a la víctima tras enviar su ubicación desde el teléfono móvil y detuvo a un Erasmus

07.07.2016 | 03:26

La obsesión de los más jóvenes por no despegarse de su teléfono móvil le sirvió a una menor de 17 años para pedir ayuda a la Policía Nacional de Alicante desde el cuarto de baño donde se había encerrado para evitar que la agrediera sexualmente un estudiante de Erasmus de 23 años y nacionalidad italiana. La víctima envió su ubicación mediante el GPS del móvil y la rápida actuación del responsable de la sala del 091 permitió movilizar a las patrullas de servicio y localizar la calle y poco después la vivienda con la ayuda de la sirena que ella iba escuchando en el teléfono. El joven que presuntamente comenzó a abusar de ella fue detenido y la menor rescatada.

Los hechos se produjeron sobre las seis de la madrugada del pasado viernes en Alicante. La denunciante es una menor de 17 años que reside en Madrid y estaba de vacaciones con unas amigas. Conoció a un joven italiano en la zona de ocio del Puerto de Alicante y al final la invitó a su domicilio. Allí estuvieron durante más de una hora intercambiándose besos de manera consentida y llegó un momento en que la menor decidió marcharse de la casa.

Sin embargo, el joven no estaba dispuesto a ello y se abalanzó sobre la menor comenzando a realizarle tocamientos en su cuerpo en contra de su voluntad. De nada sirvieron las súplicas de la menor para que depusiera su actitud. Ella forcejeó con el agresor y logró zafarse del joven y esconderse en el cuarto de baño de la casa. Cerró el pestillo de la puerta y llamó con su teléfono al 091 de la Policía Nacional.

Tras ser alertados los agentes de lo que estaba ocurriendo, desde la sala del 091 intentaron tranquilizarla. Trataron a continuación de saber la dirección exacta del domicilio, pero al ser de Madrid no pudo facilitarles ningún dato. Ante esta situación uno de los agentes de la sala del 091 contactó con la chica a través de Whatsapp y le indicó que le enviara la ubicación utilizando el GPS del teléfono móvil.

De este modo la Policía Nacional pudo concretar la calle exacta donde estaba la vivienda, pero aún no sabía en qué inmueble estaba. Por ello, al llegar a la calle los agentes conectaron la sirena del coche radiopatrulla para que la chica pudiera comunicar al operador del 091 si estaban en el lugar correcto.

Una vez concretaron el portal del inmueble con la ayuda de algunas particularidades del acceso al edificio que dio la chica, comenzaron a llamar uno a uno a todos los timbres del portero automático para que la menor les avisara. Cuando llamaron a la casa que buscaban la joven escuchó el sonido desde el baño y se lo dijo a la sala del 091, lo que permitió que los agentes irrumpieran en la vivienda y socorrieran a la menor retenida ilegalmente en contra de su voluntad.

Tras ser rescatada la Policía procedió a detener a un joven italiano de 23 años como presunto autor de los delitos de detención ilegal y abuso sexual.

En la vivienda había otro estudiante erasmus que estaba durmiendo y asegura que no se enteró de lo ocurrido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine