ÚLTIMA HORA
Al menos dos muertos tras chocar un tren y un autobús escolar en Francia

Una acusada de matar a dos hijas en Zaragoza niega que las asfixiara por un ritual

La madre no admite la acusación y se enfrenta a una petición de 55 años de prisión

14.06.2016 | 03:48
La acusada ayer en el juicio celebrado en la Audiencia de Zaragoza.

Una tercera niña sobrevivió y una mediadora declara que le dijo que su casa estaba endemoniada.

Una mujer de origen marroquí acusada de asesinar a dos de sus hijas y de intentarlo con una tercera, por lo que el fiscal le pide 55 años de cárcel, negó ayer en el juicio iniciado en la Audiencia de Zaragoza que las asfixiara y que cumpliera con algún tipo de «rito cultural».

I.B, de 27 años y natural de Marruecos, enfatizó ante el tribunal, que preside el magistrado Juan Alberto Belloch, que no asfixió a sus hijas, negó la implicación de familiares como su suegra o su cuñada y aseguró que no cree en «espíritus malignos que atacan a los niños».

La acusada relató a preguntas del fiscal como sucedieron los episodios de insuficiencia de oxigenación que padecieron las niñas, siempre de forma repentina e inesperada en su casa, de donde se trasladaron en varias ocasiones al centro de salud de Las Fuentes y el Hospital Miguel Servet. «Quiero a mis hijas», dijo la mujer, al ser preguntada por el ministerio público sobre si había provocado la muerte de las bebés, que según las médicos y enfermeras no tenían signos externos, presentaban buen aspecto y se les veía sanas.

Las pediatras que trataron a las niñas en el Hospital Servet coincidieron en destacar el «raro» comportamiento de la mujer con sus hijas, a las que trataba con cierta frialdad, y el uso que hacía con unos chupetes, que metía en unas cajas vacías y después introducía en sus bocas. Algunas de las crisis respiratorias se produjeron en el hospital cuando la madre estaba sola en la habitación, lo que llamó la atención de las pediatras, quienes con la segunda niña decidieron apartarla de la madre y trasladarla a la UCI, donde la mejoría fue muy rápida y sin secuelas.

Esta niña, R.R.B., que es la que ha sobrevivido, fue dada de alta el 25 de marzo de 2013 y declarada por el Instituto Aragonés de Servicios Sociales en situación de desamparo por lo que quedó bajo la tutela de la administración autonómica.

Las primera pequeña fallecida fue S.R.B, nacida el 2 de mayo de 2011, quien ingresó en el hospital hasta en cuatro ocasiones, del 31 de mayo al 29 de junio, y falleció con parada cardiorrespiratoria en el centro de salud de Las Fuentes, con menos de tres meses. La otra niña, M.R.B., nacida el 22 de agosto de 2014, fue dada de alta tras ingresar en el mismo hospital Miguel Servet el 16 de octubre, y el 21 de noviembre volvió al centro de salud en parada cardiorrespiratoria por un cuadro de la misma naturaleza. También tenía casi tres meses.

Uno de los testimonios más llamativos ha sido el de Amina Kamal, mediadora cultural, quien mantuvo una reunión con la acusada, su suegra y su cuñado, en la que estas hablaron de que la casa en la que vivían estaba endemoniada, que había malos espíritus que influían sobre las niñas y que estas estaba en peligro. Le plantearon incluso que participara en un rito para «sanear» la casa, pero la mediadora se negó y les recomendó la lectura continuada del Corán, pero no le hicieron caso, indicó Kamal, quien relacionó las afirmaciones de la acusada y sus familiares con leyendas de la zona marroquí donde son originarias.

Dos de las pediatras que atendieron a las niñas coincidieron en señalar que presentaban el mismo cuadro sintomático, con oxígeno bajo en el sangre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine