Un preso por pederastia, nuevo sospechoso de la desaparición de Yéremi Vargas

El interno comentó con otros reclusos de Algeciras lo ocurrido con el niño de Canarias y la Guardia Civil le ha acusado de rapto y homicidio

02.06.2016 | 00:15
La madre de Yéremi ayer en Vecindario.

La Guardia Civil ha tomado declaración como sospechoso de la desaparición y posible homicidio del niño Yéremi Vargas a un antiguo residente de la misma localidad donde vive su familia, Vecindario (Gran Canaria), que desde el año pasado está preso por una agresión sexual a otro menor.

Fuentes de la investigación confirmaron a Efe que se trata de un hombre de 56 años, al que agentes de la Unidad Central Operativa interrogaron el martes en la cárcel de Algeciras (Cádiz), donde está interno, bajo los cargos de detención ilegal y homicidio.

Nueve años después de la desaparición del niño y tras varias líneas de investigación que llevaron a callejones sin salida, al menos dos pistas han conducido hasta este presunto pederasta, identificado como Antonio O.: el Renault 5 blanco que fue visto en la misma zona donde se perdió el rastro de Yéremi y los comentarios que él mismo ha hecho en la cárcel sobre el caso.

Fuentes próximas al caso señalaron ayer a Efe que el recluso contó en la prisión de Algeciras que vio cómo se llevaron al niño grancanario y quiénes lo hicieron. Al parecer, el sospechoso ha hecho ese tipo de comentarios en más de una ocasión y se ha situado él mismo en el lugar de los hechos el mismo día de la desaparición, el 10 de marzo de 2007.

Las pesquisas sobre este caso se desarrollan bajo secreto de sumario, pero la familia del niño ya ha recibido información sobre las nuevas pistas y se teme lo peor, según reconoció ayer a los periodistas su madre, Ithaisa Suárez. Dice estar «destrozada» desde hace tres semanas, cuando la Guardia Civil le habló por primera vez del nuevo sospechoso, y sabe que se trata de un hombre que vivía a unos 50 metros de su casa. «Mi padre lo conocía. Lo había visto mirando a los niños en el solar cuando estaba jugando», relató Ithaisa Suárez.

El sospechoso ni ha confesado los hechos, ni ha acusado a nadie de la desaparición del crimen, por lo que los investigadores han tomado su testimonio con cautela.

El Instituto Armado, que tiene un equipo volcado en esta causa desde el primer día que se perdió de vista al niño, ha seguido a lo largo de estos nueve años diferentes pistas, que incluso le han llevado a investigar a ciudadanos británicos encarcelados en el Reino Unido por delitos sexuales que en aquellas fechas vivían en Gran Canaria. Sin embargo, el caso parece haber dado un giro desde que se obtuvo una pista sólida sobre un coche que fue visto el día de los hechos en el lugar donde desapareció Yéremi, un solar situado junto a su casa donde solía jugar con otros niños.

La Guardia Civil solicitó la colaboración ciudadana para localizar al propietario de ese vehículo, mientras seguía trabajando otras líneas de investigación, que han dado como fruto la detención de otras personas por delitos sexuales en el sur de Gran Canaria. Finalmente, la pista del Renault 5 condujo a un hombre nacido en 1960 en Gran Canaria que se encuentra en prisión preventiva en Algeciras por otra agresión sexual.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine