Un mosso de baja mata a su mujer de un tiro y se suicida en Sant Feliu de Llobregat

La pareja estaba en trámites de separación pero no había denuncias previas por malos tratos

15.04.2016 | 04:38
Un mosso de baja mata a su mujer de un tiro y se suicida en Sant Feliu de Llobregat

El agente cometió el crimen en presencia de la hija de la víctima y una sobrina.

Un mosso d'esquadra que llevaba casi un mes de baja mató ayer con un arma de fuego a su mujer, que quería separarse de él, en presencia de la hija de la víctima y de una sobrina de esta en su casa de Sant Feliu de Llobregat (Barcelona).

Según fuentes cercanas al caso, este caso de violencia machista, el segundo de 2016 en Cataluña, ocurrió ayer poco antes de las ocho de la mañana, cuando el agente, de 45 años y adscrito a la comisaría de Ciutat Vella, disparó a la mujer, de 36, y posteriormente se suicidó con la misma arma.

Los investigadores tratan de confirmar si el mosso utilizó para el crimen su arma reglamentaria, que no le habían retirado porque aún no había superado el mes de baja médica.

Los protocolos policiales en los Mossos d'Esquadra, que regulan que los agentes se pueden llevar su arma reglamentaria a casa cuando acaban su jornada laboral, establecen un período de un mes como límite para tener que entregar la pistola en caso de baja, sea cual sea el motivo, que oficialmente no se comunica a Interior en virtud de la confidencialidad entre médico y paciente.

La víctima, Cristina, una mujer muy conocida en la localidad porque durante años había regentado un bar en el centro del municipio, no había denunciado previamente al supuesto autor del crimen por malos tratos ni había acudido al servicio de atención especializado en violencia doméstica que ofrece el Ayuntamiento de Sant Feliu.

La pareja, que estaba en trámites de separación, vivía en el número 115 de la calle Joan Maragall, una céntrica y tranquila avenida peatonal, de casas bajas, que esta mañana se despertó con el estruendo de disparos –algunos vecinos afirman que han oído cuatro detonaciones– y sobresaltada por los gritos de auxilio.

Las dos menores salieron al balcón del inmueble para pedir auxilio, asustadas por los disparos, ante lo que los vecinos llamaron a los Mossos d'Esquadra y a la Policía Local, que acudió de inmediato al lugar, al igual que el Sistema de Emergencias Médicas (SEM). Las dos niñas recibieron asistencia psicológica por parte de un equipo de psicólogos del SEM y posteriormente quedaron a cargo de familiares.

De profesor a policía

El crimen ocurrió poco antes de las ocho de la mañana, cuando supuestamente el agente disparó a su mujer y posteriormente se suicidó. El agente, de 45 años y que estaba adscrito a la comisaría de Ciutat Vella, se había incorporado al cuerpo de los Mossos d'Esquadra hace unos diez años, cuando vino a vivir a Cataluña, tras años ejerciendo como profesor de matemáticas en un instituto de Granada, según desvelaron a Efe fuentes cercanas al caso.

Según las fuentes consultadas, el mosso, que en su actividad como agente había dado muestras de su carácter impulsivo, había entrado en un proceso depresivo por problemas emocionales.

El de ayer no es el primer crimen de violencia machista cometido por un agente de los Mossos d'Esquadra, ya que en mayo de 2004 un mosso mató a puñaladas a su esposa y su suegra en su casa de Lliçà de Vall (Barcelona) y posteriormente simuló que fueron víctimas de un atraco. Un jurado popular consideró culpable al mosso, que fue condenado a 40 años de prisión y el Supremo confirmó la pena.


Ilustración de Araceli Paz Temprano para esta noticia del ejemplar especial de INFORMACIÓN con motivo del Día Mundial del Arte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine