El espía que me amó

Absuelven a un hombre que se hacía pasar por miembro de un cuerpo especial secreto de estafar a su pareja

08.04.2016 | 01:11

La Audiencia de Alicante ha absuelto a un hombre acusado de hacerse pasar por un miembro de los servicios secretos para estafar a su pareja y disfrutar de varios préstamos solicitados por ella, según el fallo hecho público ayer. El tribunal no considera probado que el procesado hubiera engañado a la víctima, a pesar de que ésta sufría un trastorno delirante y de alcoholismo. La sentencia señala que las operaciones se firmaron en el seno de la relación de pareja, aunque reconoce que la conducta del acusado podría tener un reproche ético.

La víctima suscribió entre octubre de 2007 y junio de 2007 tres créditos que ascendían a un total de 48.700 euros. El fallo ha declarado probado que el acusado dispuso de 5.000 euros de esos créditos, pero no que engañara a la víctima aprovechándose de su especial vulnerabiidad por su situación mental. La mujer denunció que el acusado fingió ser un miembro de las fuerzas especiales destinado a misiones secretas para que pidiera esos créditos, porque él no quería aparecer en esos documentos.

El fallo incide en que la pareja trabajaba en aquella época en el mismo hotel, ella como recepcionista y él como vigilante de seguridad. La sala admite como cierta la falsa atribución de ese cargo puesto que la hermana y el padre de la mujer declararon que éste se lo había contado en varias reuniones familiares. Sin embargo subraya que no puede establecer una relación directa entre ese cargo y las disposiciones de dinero. La sentencia señala que la documentación aportada evidencia que el dinero se destinó a la compra de un coche que usaba él y que devolvió tras la denuncia, sin que conste el destino dado al resto del dinero obtenido, salvo los 5.000 euros admitidos por el acusado: la mitad para cancelar el crédito del coche y la otra como compensación después de que se rompiera la pareja. El fallo señala que la pareja admitió haber realizado cambios de mobiliario en la casa. «Los actos de disposición de la denunciante se producen en el ámbito de la relación sentimental y por razón de la misma y de la afectividad que había entre ellos», dice el fallo, por lo que no pueden concluir que exista un engaño para cometer estafa, sino que son actos «de persuasión de la denunciante» que es una persona más vulnerable por su estado mental.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine