Alicante

Cae una red que traficaba con hachís desde España a Estonia, Polonia y Rusia

En siete registros practicados en Valencia, Benissa, Altea, Calpe y Moraira, los agentes incautaron 1.200 kilos de droga, dos revólveres, munición variada, tres relojes valorados en más 100.000 euros, coches de lujo y 20.000 euros en efectivo

23.03.2016 | 12:29

Quince miembros de una red que traficaba con hachís a gran escala desde España a Estonia, Polonia y Rusia han sido detenidos en una operación en la que también se han intervenido 1.200 kilogramos de esta droga en diferentes puntos de Europa, según ha informado la Policía Nacional.

La operación ha sido realizada de forma conjunta por agentes de la Policía Nacional y de la División de Drogas del Servicio de Aduanas de Estonia.

El grupo delictivo transportaba la droga desde España oculta en vehículos preparados con un doble fondo para evitar ser detectada en la frontera.

El cabecilla de la banda residía en la localidad alicantina de Benissa, desde donde se desplazaba periódicamente hasta Fuengirola (Málaga) para reunirse con ciudadanos de origen marroquí, quienes se encargaban de conseguir la droga.

En siete registros practicados en Valencia, Benissa, Altea, Calpe y Moraira, los agentes se incautaron de sustancias estupefacientes, material para su empaquetado, dos revólveres, munición variada, tres relojes de alta gama valorados en más 100.000 euros, varios coches de lujo, 20.000 euros en efectivo y bienes adquiridos con los beneficios de su actividad ilícita.

En total se ha detenido a quince personas, cinco de ellas en España, siete en Estonia -donde hubo dieciocho registros- y tres en la frontera de Polonia, y se han aprehendido 1.200 kilogramos de hachís en varios puntos de Europa.

Las autoridades aduaneras en Estonia iniciaron la investigación en el verano de 2014 sobre una organización criminal dedicada al tráfico de grandes cantidades de hachís desde España a Estonia, Polonia y Rusia.

Más tarde, en marzo del año pasado, solicitaron a la Policía Nacional su colaboración en un dispositivo de vigilancia y control de miembros de la banda -estonios y rusos- que se encontraban en ese momento en la Comunidad Valenciana.

La organización estaba asentada tanto en Estonia como en España, en concreto, en Valencia y distintos pueblos alicantinos.

Los agentes descubrieron que en un chalé de una localidad valenciana se estaba preparando un vehículo para incorporarle un doble fondo.

Al parecer, un integrante del grupo, de origen ruso, lo conduciría hacia Bielorrusia a través de Polonia desde España.

Los agentes se pusieron en contacto con las autoridades competentes a través de Europol y el sospechoso fue detenido en la frontera de Polonia y Bielorrusia por ocultar en el vehículo en el que viajaba 105 kilogramos de resina de hachís.

Poco después localizaron otro vehículo, ocupado por una mujer y un hombre, que iban en compañía de un menor con el objeto de pasar desapercibidos, desde España y con dirección a Rusia.

Al registrar el turismo en la frontera, los policías se incautaron de otros 200 kilogramos de hachís ocultos, nuevamente, en un doble fondo.

La operación ha sido llevada a cabo por agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valencia y de la División de Drogas del Servicio de Aduanas de Estonia, en colaboración con el Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas (Goit) y la Comisaría Provincial de Alicante

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine