Benidorm

Diez años de cárcel por encargar que mataran a las dos policías que le quitaron a sus hijos

Las agentes fueron a respaldar a los Servicios Sociales al domicilio de la acusada para retirarle la custodia

15.12.2015 | 03:55
La acusada llega ayer a la Audiencia de Alicante para afrontar el juicio.

Una mujer acusada de encargar el asesinato de dos policías en Benidorm aceptó ayer una pena de diez años de cárcel tras declararse culpable de los hechos, según confirmaron ayer a este diario fuentes del caso. Las dos funcionarias del Cuerpo Nacional de Policía habían ido a la casa de la acusada el 3 de febrero de 2014 a apoyar a los Servicios Sociales para retirarle la custodia de sus hijos menores de edad. La persona a la que propuso cometer el crimen y a la que llegó a comprometerse a facilitar una pistola para llevarlo a cabo la denunció en Comisaría al ver que la oferta iba en serio. La intención de procesada era seguir a las dos agentes cuando salieran del trabajo y acabar a tiros con sus vidas. La intención era acompañar al ejecutor para que ambas vieran que todo era cosa de ella.

La acusada lleva en prisión preventiva desde su detención y hasta ahora negaba los hechos y decía que todo era una broma a la persona que le denunció. Ayer admitió los hechos y será condenada a diez años de prisión por proposición de asesinato. También durante 20 años no podrá volver al lugar de residencia de las víctimas. Las dos policías estaban personadas en la causa como acusación particular a través de la abogada Pilar Chamorro. Tras el acuerdo cerrado ayer en la Sección Décima de la Audiencia de Alicante, la acusada deberá indemnizar a las dos policías con 18.000 y 20.000 euros.

El escrito de acusación del fiscal, aceptada por la acusada al declararse culpable de los hechos, señala que ésta se citó en varias ocasiones con la persona que eligió como sicario en distintos bares de Benidorm dando las características físicas de las agentes, así como los datos que conocía, como el vehículo que conducían. Esta información había sido conseguido por la acusada tras haber llevado a cabo un seguimiento y vigilancia exhaustivo de las funcionarias.

El plan consistía en que el supuesto sicaria tenía que esperar a las dos funcionarias en las proximidades de la Comisaría hasta que terminaran su turno de trabajo y se fueran a buscar su coche y, una vez allí, dispararles con un arma que ella conseguiría, participando ella misma en la ejecución para que ellas vieran su cara antes de matarlas.

En la causa estaban aportados mensajes de whatsapp, tanto escritos como de voz, en los que se hablaba abiertamente de los asesinatos tanto a la persona que tenía que cometerlos, como a la pareja sentimental de éste. En ellos aparecían expresiones del tipo: «que quiere que le vean la cara, que ella dispara»; «hay que pillarlas donde tengan el coche en el turno de noche, cuanto más grande sea la bala mejor, el gatillo lo aprieta ella», «sólo tiene que seguirlas y matarlas delante de ella, son dos mujeres de la policía nacional, blancos fáciles».

Inicialmente, la mujer estaba imputada también por las lesiones psicológicas sufridas por las dos policías al conocer el complot existente para acabar con sus vidas. La Fiscalía pedía hasta dos años de cárcel por cada uno de los dos delitos de lesiones psicológicas, pero esta acusación se retiró después de la conformidad pactada ayer. Asimismo, tras el acuerdo las acusaciones redujeron de 13 a 10 años de cárcel la petición por la proposición de los dos asesinatos.

Aunque en el escrito de acusación no consta, según las fuentes consultadas por este diario, el precio ofrecido al supuesto sicario era de 15.000 euros por cada crimen. Ante las sospechas de que éste no iba a realizar el trabajo, la acusada ya estaba moviéndose para encontrar a otra persona que sí lo hiciera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine