Juzgan a dos exguardias civiles y a dos vigilantes por una estafa de 108.000 euros al BBVA

Los acusados se declaran víctimas del cerebro de la trama, que apareció asesinado en el pantano de Tibi

12.12.2015 | 04:56
Cuatro de los acusados ayer en el banquillo.

La Audiencia de Alicante juzgó ayer una estafa al BBVA de 108.000 euros con la hipoteca de una vivienda en Sax y que obtuvieron con documentación falsificada. Entre los seis acusados que había en el banquillo se encontraban dos exguardias civiles y dos vigilantes jurados que alegaron haber sido ellos los estafados por el presunto cerebro de este fraude y sostuvieron que eran ajenos a la trama delictiva. El presunto cerebro del grupo apareció asesinado en 2011 en las inmediaciones del pantano de Tibi y ha dejado a sus espaldas decenas de procedimientos por estafa que todavía se siguen juzgando en la Audiencia. Un octavo imputado no se presentó al juicio y está declarado en rebeldía por el tribunal. El fiscal pide para todos una pena de más de cinco años de cárcel.

Algunos de los imputados en l juicio de ayer ya habían sido absueltos en otros procesos atribuídos a la red del estafador asesinado. Los hechos juzgados ayer se remontan al año 2004 cuando los miembros de la red falsificaron las escrituras de una vivienda de Sax para simular su venta a compradores también compinchados. El banco dio la hipoteca basándose en una tasación muy por encima del valor real del inmueble y con nóminas falsificadas.

Los acusados se desvincularon ayer de la operación de compra-venta de la vivienda. Según explicaron, el presunto cerebro de la trama les ofreció a través de su empresa inmobiliaria invertir en viviendas. «Nos dijo que tenía un alto número de pisos procedentes de subastas» y accedieron a figurar como los compradores de los pisos a cambio de recibir posteriormente el dinero del alquiler de estos inmuebles. «Nos dijeron que era sólo durante unos meses y que la inmobiliaria se iba a hacer cargo de todo», explicó. El supuesto comprador de la finca aseguró que pensaba que estaba participando en un negocio legal y se ha encontrado con que el banco le exige ahora la hipoteca y tiene que pagar los correspondientes impuestos. Uno de los vigilantes señaló que contactó con el presunto cerebro para comprar una casa y éste le propuso invertir en el negocio y le animó a que invitara a otros compañeros de trabajo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine