Condenan a cuatro años de cárcel a un anciano por abusar de una niña de 4 años, nieta de su mujer

El hombre, de 85 años, fue sorprendido por su hijastra cuando cometía los abusos en una vivienda de Altea

27.11.2015 | 18:48
El anciano condenado por abusos

Un tribunal de la Audiencia de Alicante ha condenado a cuatro años de prisión a un anciano por abusar sexualmente de la nieta de su mujer, una niña de 4 años, en el domicilio familiar del municipio alicantino de Altea, según se recoge en una sentencia hecha pública hoy.

Los hechos ocurrieron el 19 de diciembre del año pasado, cuando el acusado, P.A., de 85 años, aprovechó la ausencia de la madre de la víctima y que su esposa estaba descansando en su dormitorio para quitar la ropa a la pequeña y realizarle tocamientos en los genitales.

El procesado fue sorprendido 'in fraganti' por su hijastra cuando ésta regresó a la vivienda, según la sección segunda de la Audiencia, que le considera autor de un delito de abuso sexual aislado, ya que no hay pruebas de que hubiera actuado de la misma en ocasiones anteriores.

El tribunal recuerda en su fallo que el propio acusado reconoció durante la instrucción del sumario que había tocado sus partes a la niña con un dedo, confesión que "firmó sin que conste que alegase problemas de entendimiento con el intérprete".

Los magistrados también fundamentan la sentencia condenatoria en las declaraciones durante el juicio de la hijastra del sospechoso y madre de la niña, quien aseguró haber visto los abusos, primero, a través de una ventana y, luego, cuando entró a la habitación.

Igualmente, la mujer del procesado confirmó lo ocurrido tras testificar que su hija la despertó de la siesta para advertirle de lo que estaba ocurriendo y que su marido admitió los hechos en su presencia.

La Audiencia de Alicante otorga plena credibilidad a las versiones de ambas mujeres, así como al testimonio de la propia niña, quien, a pesar de su corta edad, relató en la entrevista con una psicóloga que su abuelastro le había tocado la zona vaginal en varias ocasiones.

Para el tribunal, el acusado se prevalió del escaso desarrollo de la menor, que coloca a ésta en "una situación de total indefensión", así como de la relación de parentesco y la confianza que ésta le proporcionaba para cometer los abusos y "satisfacer sus deseos lascivos".

Además de los cuatro años de cárcel, el procesado deberá indemnizar a la víctima con 5.000 euros, no podrá aproximarse a menos de 300 metros de ella, ni comunicarse por ningún medio con la misma durante cinco años y será objeto de una libertad vigilada que impida su acercamiento a ella durante el mismo plazo una vez cumplida la condena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine