La violencia machista se cobra tres víctimas en Llíria y Córdoba

Un hombre mata a tiros en plena calle a su exesposa y su exsuegra en la población valenciana Otra mujer fallece tiroteada por su pareja

09.11.2015 | 10:27
El cuerpo de la exsuegra del asesino, tapado en el mismo lugar del crimen.

El día después de la masiva marcha del sábado en contra de la violencia machista, tres nuevas víctimas se sumaron ayer a la macabra lista de mujeres asesinadas en su entorno sentimental. Dos de ellas, madre e hija, en la localidad valenciana de Llíria, y la tercera en Córdoba, tiroteada presuntamente por su pareja que se suicidó después.

La brutalidad de la violencia machista se hizo de nuevo realidad ayer por la tarde en plena calle de Llíria. Allí un hombre de 40 años mató de varios disparos a bocajarro a su exmujer y a la madre de esta. El maltratador, Leandro M. C., no tuvo miramiento alguno en que el hijo que ambos tenían en común, de tres años de edad, estuviera presente.

Fuentes de toda solvencia conocedoras del caso indicaron a este periódico que el asesino se entregó en la Comandancia de la Guardia Civil de Valencia pasadas las 23.00 horas junto a su abogado. Con este nuevo caso, ascienden a diez las mujeres asesinadas a manos de sus maridos o exparejas en los que va de año en la Comunidad Valenciana, lo que la convierte en la autonomía con más víctimas mortales.

Según confirmaron fuentes del Ayuntamiento de Llíria, había denuncias previas de maltrato contra el agresor, y había una orden de alejamiento. La víctima vivía en el municipio, pero su presunto asesino no, y parece ser que tenía su domicilio Valencia.

A plena luz del día

Los hechos ocurrieron sobre las 17.00 horas de la tarde, a la altura del número 18 de la calle Valencia. Al parecer el hombre siguió a las dos víctimas, que iban con el pequeño en un carrito. En ese momento, el agresor en plena calle disparó un tiro a ambas mujeres con un arma de fuego en plena calle y al parecer huyó del lugar en un vehículo. El niño se quedó a solas y fue encontrado lejos del lugar en aparente estado de «shock».

El momento y el lugar en el que se produjo el asesinato provocó que rápidamente la calle se llenase de vecinos que se interesaban por saber qué había pasado. Uno de los cuerpos quedó tendido en plena calle y la otra mujer estaba en una esquina, cerca del carrito de bebé, y se desconoce si esta distancia se dio debido a que una de ellas trató de escapar.

Una de las personas que estaban en la calle observando el dispositivo de seguridad, Cristina, de nacionalidad rumana, explicaba al diario que se encontraba cerca del lugar de los hechos y que fue solicitada para ver si podía comunicarse con el niño, puesto que en un primer momento se pensaba que ambas víctimas eran ciudadanas de etnia gitana del este de Europa. No era así, y por lo tanto el niño no respondía a la mujer, según ella misma relataba. Asimismo, comentó que la Policía Local fue quien rápidamente custodió al niño, y los sanitarios le taparon con abrigo y le atendieron. Posteriormente, el pequeño pasó a cargo de los agentes de la Guardia Civil, quienes se han hecho cargo de las investigaciones.

La Guardia Civil acudió rápidamente hasta el lugar del doble homicidio y acordonó un amplio perímetro que obligó a desviar el tráfico en la zona. Las labores de los investigadores se prolongaron durante horas y a última hora de la tarde todavía no se habían podido realizar los levantamientos de los cadáveres.

El alcalde socialista, Manolo Civera, expresó a EFE su «indignación y rabia» por este asesinato y afirmó que tras la gran marcha contra la violencia machista celebrada en Madrid el sábado «la consternación es dura de digerir». Así, desde el ayuntamiento anunciaron que hoy se celebrará un pleno extraordinario de repulsa y una concentración a las 12 horas. El Partido Popular de Llíria también condenó «rotundamente» el asesinato.

Crimen en Córdoba

La Guardia Civil ha iniciado una investigación para esclarecer la muerte de una mujer de 28 años ocurrido en Baena (Córdoba), que falleció después de que supuestamente le disparara su pareja, de 51 años, que posteriormente se suicidó.

A falta de que se efectúe la autopsia, todos los indicios apuntan a que el crimen es un caso de violencia de género, según informaron fuentes cercanas a la investigación. Los dos cuerpos sin vida fueron encontrados en la tarde noche del sábado en el municipio cordobés, después de que unos familiares los descubrieran en el cortijo en el que vivían. Según las fuentes, el varón habría disparado a la víctima con una escopeta y después se habría suicidado.

La mujer no había presentado ninguna denuncia previa, según informó el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz. Tras expresar su «repulsa» y su «firme condena» por este «nuevo crimen por violencia de género», Sanz recordó que en lo que va de año han muerto 42 mujeres en España por violencia machista. Sanz reiteró su llamamiento para que «la responsabilidad de denunciar sea asumida por toda la sociedad y no recaiga sólo sobre las víctimas».

A su juicio, «es fundamental que toda la sociedad sea consciente de la necesidad de advertir a las autoridades cuando se perciba el más mínimo indicio de violencia doméstica o de maltrato en el entorno».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine