El fiscal abre la posibilidad de que Asunta fuera asfixiada sólo por Rosario Porto

Las acusaciones mantienen que los padres de la niña planearon juntos su muerte y hubo una sedación «repetida» en el tiempo de la menor

23.10.2015 | 00:50
Porto y tras ella Basterra en una sesión del juicio.

Las conclusiones de las dos acusaciones personadas en el caso Asunta coincidieron ayer en mantener que la muerte violenta de la niña fue «concordada» por sus padres adoptivos, Rosario Porto y Alfonso Basterra, aunque la Fiscalía abre la puerta a que solo la madre la asfixiase. El fiscal Jorge Fernández de Aránguiz modificó ayer en el juicio que se sigue por el asesinato de Asunta Basterra sus conclusiones iniciales y abrió una nueva hipótesis, planteando la posibilidad de que solo Rosario Porto asfixiara de forma material a la niña.

El representante del Ministerio Fiscal mantuvo la petición de 18 años para cada acusado pero cambió su escrito de calificación en este aspecto, ya que introdujo el matiz de que la tarde que falleció la cría, «ambos acusados, o al menos Rosario Porto», en ejecución de un plan preconcebido y acordado conjuntamente, la asfixiaron hasta matarla. La acusación popular, que ejerce la asociación Clara Campoamor, mantuvo ayer su escrito de calificación y elevó a definitivas sus peticiones de 20 años de prisión para cada acusado. Las defensas de Rosario Porto y Alfonso Basterra se reafirmaron, igualmente, en sus escritos de calificación, y pidieron la libre absolución para sus clientes.

En la sesión de ayer, el representante del Ministerio Público remarcó que hubo una sedación «repetida» en el tiempo de la menor, que tuvo que ser llevada a cabo «a ciencia» cierta y con «paciencia» por ambos progenitores, puesto que dicho crimen «no se entiende» como la acción de uno de ellos en exclusiva.

«Sedarla está intrínsecamente relacionado con el asesinato y aquí aparece Alfonso», aseguró el fiscal, para seguidamente recordar que fue el padre de la víctima el que compró hasta en tres ocasiones grandes cantidades de fármacos con el principio activo Lorazepam, una sustancia que la autopsia halló en el cuerpo de la pequeña de 12 años.

De Aránguiz se refirió, asimismo, al «silencio» que ambos están teniendo durante el transcurso del juicio, en el que no se han incriminado mutuamente, algo que para el fiscal no tendría sentido en la cabeza de «un padre» normal, puesto que cualquier persona se revelaría contra la madre después de los indicios existentes contra ella.

Según sus conclusiones, está probado que la madre estaba con la niña en el momento de la muerte por asfixia –el 21 de septiembre de 2013–, y no se puede «descartar» que no estuviese allí el padre. El fiscal admite como posibilidad de «objeto para la asfixia» el «manojo de papeles» hallado en la papelera de la habitación de la casa de Teo (A Coruña) en la que supuestamente murió Asunta, aunque acepta también como posible una funda de almohada de la cama, que no estaba allí, como tampoco aparecieron las alfombrillas del coche de Rosario Porto ni las zapatillas de deporte que llevaba la pequeña Asunta, que fue hallada descalza. La jornada de hoy estará destinada a las conclusiones de las defensas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine